Estados Unidos realizó su última prueba de misiles el 18 de agosto desde la isla de San Nicolás, California. El Pentágono declaró que «el misil de prueba salió de su lanzador móvil terrestre e impactó con precisión su objetivo después de más de 500 kilómetros de vuelo».

El viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Ryabkov, dijo el martes que Moscú lamenta las pruebas estadounidenses de misiles de crucero prohibidas en virtud del Tratado INF. Según el diplomático, la medida de Estados Unidos sirve como prueba de que Washington se ha estado preparando para desmantelar el acuerdo.

Ryabkov subrayó que Rusia no será arrastrada a una carrera armamentista y no desplegará misiles en ningún lado a menos que Estados Unidos lo haga.

«Nos gustaría enfatizar que hemos tomado lo que sucedió con calma. Asumimos que la situación se desarrollaría en esta dirección. Sin embargo, no seremos arrastrados a una costosa carrera armamentista. Como dijo ayer el presidente Putin en Francia, confirmamos compromiso firme con nuestra moratoria unilateral en el despliegue de tales sistemas hasta que los Estados Unidos los implemente en otras partes del mundo «, dijo Ryabkov.

El Pentágono informó anteriormente que habían probado un misil de crucero convencional lanzado en tierra previamente prohibido bajo el Tratado INF. El proyectil alcanzó con éxito su objetivo después de más de 500 kilómetros de vuelo.

El Tratado INF, firmado durante la era de la Guerra Fría, llegó a su fin el 2 de agosto después de que Estados Unidos acusó repetidamente a Rusia de violar el acuerdo, un reclamo negado por Moscú.

Firmado en 1987, el Tratado INF requiere que los dos países eliminen y se abstengan permanentemente del desarrollo de misiles balísticos y de crucero lanzados desde tierra con rangos de 500 a 5,500 kilómetros (310 a 3,417 millas).

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;