El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó hoy que opositores a su administración han interpuesto más de 80 amparos contra el nuevo aeropuerto de Santa Lucía, en claro esfuerzo por hacer quedar mal al gobierno.

En su conferencia de prensa en el Palacio Nacional en la cual abordó numerosos temas sobre la confección del presupuesto nacional que presentará el mes que viene, el desarrollo económico y la buena marcha que lleva el país, hizo un aparte sobre el aeropuerto militar-civil de Santa Lucía.

Dijo que se habla de 145 amparos contra la obra pero confirmadas hay más de 80 y anunció que se está atendiendo ese asunto por la autoridad jurídica y la Secretaría de Defensa, pero aclaró que se trata de un caso político, no ambiental.

Reveló que en el litigio están interviniendo todos los abogados opositores al gobierno lo cuales representan al conservadurismo, incluso hasta una asociación que siempre ha tenido diferencias con él, desde la época del presidente Carlos Salinas de Gortari, y promotora de la política de privatizaciones que no quiere la transformación.

Son conservadores, que quieren mantener lo establecido, el estatus quo de ellos, no quieren que cambie nada, que siga el régimen de corrupción e injusticia para mantener sus privilegios, y están entorpeciendo políticamente los planes para que no cumplamos con nuestros compromisos y que no se haga el aeropuerto. Se sabe que la oposición no es por motivos ambientales porque se trata de remodelar una bases a+erea que funciona desde hace 60 años sin problemas ecológicos, por lo tanto no hay una experiencia ni una razón de esa naturaleza para oponerse, es solo una motivación política.

Lo mismo ocurre con otras obras importantes para el país, y mencionó entre ellas gasoductos y presas paralizadas por demandas y que son convenientes para el desarrollo económico nacional,

Nos vamos a ceder aunque se desaten todas las campañas, abiertas o encubiertas, contra el gobierno, ya lo saben, soy perseverante y más cuando estoy convencido de la causa que hay que defender.

En el caso del embalse que implica a los estados de Guanajuato y Jalisco recordó que cuando la empezaron a hacer desde el gobierno de Vicente Fox no hubo acuerdo previo, y ello motivó que la gente de las comunidades afectadas se opusieran.

Sin embargo se empezó a construir y se llegó a elevar la cortina hasta 80 metros porque el proyecto era a 110, hubo amparos, se decidió que solo podía permitirse 80 metros y ya no se puede echar abajo.

Dijo que su gobierno está buscando un arreglo para que se resuelva el problema y de manera previa han hecho algunos trabajos para reforzarla y evitar riesgos de inundaciones, a fin de proteger a la gente, pero nada más.

Ya hay acuerdo entre los dos estados involucrados pero no así con la gente con quienes ya se ha reunido y acordaron iniciar un proceso de diálogo, escucharnos todos y espero que se llegue a un acuerdo en el que se proteja a la población, haya indemnizaciones justas y se resuelvan los problemas legales para poder continuarla.

Fuente«>Fuente

Etiquetas: ; ; ;