Corea del Norte lanzó otro ataque verbal contra Mike Pompeo, llamándolo una «persona insolente» cuya «desconsideración» no acercará a Pyongyang y Washington a un acuerdo tan esperado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Ri Yong-ho, dio su opinión sobre su homólogo estadounidense en un raro comentario al KCNA estatal, llamándolo la «toxina acérrima de la diplomacia de los Estados Unidos», que siempre ha usado «retórica de sanciones trilladas».

El secretario de Estado Pompeo insiste en que las amplias sanciones de Estados Unidos deben permanecer vigentes hasta que Corea del Norte elimine sus arsenales nucleares. Según Ri, es poco probable que su enfoque funcione porque sus «palabras irreflexivas … solo nos dejan decepcionados y escépticos sobre si podemos resolver cualquier problema con ese tipo».

Todas las cosas en las que Pompeo se mete van mal y terminan en fracaso, aunque mostraron signos de acontecimientos positivos.

Pyongyang ya expresó su inquietud por el hecho de que Pompeo encabezara las conversaciones de desnuclearización, y pidió que lo reemplazaran por alguien «que pueda comunicarse con más cautela y más madurez», y advirtió que si se involucra en las negociaciones nuevamente, «la mesa será pésima una vez más y las conversaciones se enredarán «.

Las conversaciones han estado en un punto muerto desde que el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un abandonaron su segunda reunión en Hanoi en febrero sin llegar a un acuerdo. Los dos se reunieron brevemente en la Zona Desmilitarizada en junio y acordaron reiniciar el diálogo, pero la reunión fue en gran parte simbólica y no arrojó ningún resultado tangible.

Más adelante en el mes, la administración Trump extendió las restricciones a los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte por un año. En ese momento, Pompeo afirmó que más del 80 por ciento de la economía del estado solitario ha sido golpeado por las sanciones.

Mientras tanto, Corea del Norte ha llevado a cabo una serie de pruebas de misiles de corto alcance en las últimas semanas para protestar por los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur que considera una amenaza directa para la seguridad nacional.

Corea del Norte manifestó su frustración al acercarse a Estados Unidos la semana pasada, con un portavoz del gobierno diciendo que Pyongyang «no tiene interés» en el diálogo a menos que Washington deje de «intensificar los movimientos militares hostiles».

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;