Si bien algunos funcionarios y expertos parecían estar seguros de que Estados Unidos finalmente impondrá sanciones contra figuras políticas cercanas a Hezbolá, un partido político libanés chiíta, otros descartaron esa posibilidad.

«No podemos suponer que habrá sanciones contra figuras políticas cercanas a Hezbolá. No ha habido una declaración oficial de Estados Unidos que indique esto», dijo a Xinhua Elie Ferzli, vicepresidente del parlamento libanés.

Ferzli dijo que el primer ministro Saad Hariri no insinuó ninguna medida de este tipo luego de su visita a Washington la semana pasada.

Hariri visitó Washington la semana pasada y se reunió con funcionarios estadounidenses, incluido el Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo, para analizar los lazos entre los dos países y los asuntos relacionados con Hezbolá.

Hariri dijo que él no es quien establece las sanciones estadounidenses y que Washington es muy claro sobre su enfoque, con la esperanza de que no se impongan sanciones a los funcionarios libaneses.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció el mes pasado que impuso sanciones a tres figuras clave de Hezbolá, incluidos dos miembros del parlamento libanés.

Riad Tabbarah, ex embajador libanés en los Estados Unidos, descartó la posibilidad de que Estados Unidos imponga sanciones contra los aliados de Hezbolá por el momento.

«Creo que Estados Unidos solo ha amenazado con imponer tales sanciones para presionar a los diferentes partidos políticos…», dijo.

Un incidente de seguridad tuvo lugar en Aley, matando a dos hombres que escoltaban al Ministro de Estado para Asuntos de Refugiados, Saleh Gharib, a través de la ciudad de Qabr Shmoun, hiriendo al menos a otros cuatro.

El tiroteo tuvo lugar cuando los partidarios del líder del Partido Socialista Progresista, Walid Jumblatt, trataron de bloquear el camino para oponerse a una visita a una ciudad cercana por parte del ministro de Relaciones Exteriores, Gebran Bassil.

Este incidente llevó a Hariri a evitar convocar una reunión para que el consejo de ministros discuta varios temas económicos y financieros urgentes en la agenda del gobierno, causando una parálisis política en el país.

Esto llevó a la embajada de los Estados Unidos en el Líbano a emitir una declaración en la que pedía a varios partidos políticos que permitieran a los órganos judiciales resolver las repercusiones del incidente del Monte Líbano sin ninguna interferencia política.

Tabbarah dijo que Estados Unidos probablemente no impondrá sanciones contra los aliados de Hezbolá pronto porque está interesado en preservar la estabilidad y la seguridad del Líbano.

Mientras que los analistas locales expresaron que las sanciones de Estados Unidos contra los aliados de Hezbolá es un posible escenario, expresando su preocupación por las posibles consecuencias de las sanciones.

Mohannad Hajj Ali, miembro del Centro Carnegie del Medio Oriente, dijo que Estados Unidos finalmente llegará a este punto donde los aliados cercanos de Hezbolá tendrán que enfrentar sus sanciones.

Hajj Ali explicó que las sanciones están creciendo y agregó que «ahora llegaremos a una fase en la que los aliados y partidarios de Hezbolá serán atacados…las relaciones financieras con el Líbano serán muy difíciles, lo que no queremos ahora».

Makram Rabah, profesor del Departamento de Historia de la Universidad Americana de Beirut, cree que las sanciones contra los aliados de Hezbolá no son solo rumores.

«Estados Unidos no impondrá sanciones contra el ministro de Relaciones Exteriores Gebran Bassil de inmediato, pero apuntará a personas cercanas a Bassil», dijo Rabah, y mencionó que «tales sanciones afectarán la confianza en el país».

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;