El petrolero iraní Adrian Darya I partió el sábado hacia el puerto turco de Mersin por temor a que las autoridades griegas lo recibieran y empeoraran las relaciones con Estados Unidos, según se informó.

Ese barco aumentó las tensiones entre Teherán y Washington, luego de su incautación y detención en posesión británica de Gibraltar a instancias de la Casa Blanca.

Londres afirmó que el buque cargado con 2,1 millones de toneladas de petróleo, valorado en $ 130 millones, violaría el boicot contra Siria decretado por la Unión Europea.

Las autoridades iraníes siempre rechazaron que un puerto sirio fuera el destino del barco Grace I, ahora renombrado Adrian Darya I.

Al abandonar Gibraltar, el gobierno de los EE.UU. solicitó que el buque tanque continuara detenido, pero el tribunal del enclave británico desestimó esa solicitud.

En cualquier caso, el barco que, según información satelital, navega en el sur de la isla italiana de Sicilia, navega en los mares bajo la amenaza de intercepción por parte de los marines.

El sitio web de rastreo marino MarineTraffic.com estima que debido a la velocidad del Adrian Darya I llegará en una semana al puerto turco.

Lo que sucedió con el petrolero es parte de las tensiones entre Irán y Estados Unidos, luego de que el presidente Donald Trump retiró a su país de un acuerdo nuclear firmado en el 2015 entre Teherán y seis potencias mundiales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;