Los líderes rusos no aceptarán regresar al formato G8 si sus socios occidentales presentan la medida como una recompensa por «buen comportamiento», dijo el viernes el director general del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, Andrey Kortunov.

«Hablando de convertir el Grupo de los Siete en el Grupo de los Ocho, nuestros socios occidentales lo describen como una especie de bonificación, una especie de recompensa para alentar el buen comportamiento de Rusia y estimular los cambios de política interna que desean. Naturalmente, este enfoque no les va a funcionar», dijo el destacado experto político ruso durante una mesa redonda para discutir el posible acercamiento entre Rusia y el Grupo de los Siete (G7).

Según Kortunov, el G7 es una estructura en gran parte simbólica.

«Hay una gran pregunta sobre quién realmente necesita a quién», dijo, y agregó que «la participación de Rusia en la discusión es crucial para resolver muchos problemas, que ahora enfrenta el G7. Sin duda, esto debe tenerse en cuenta. Deben darse cuenta de que la membresía del G7 no es una recompensa ni una bonificación, y tratarlo de esta manera no parece productivo. No creo que el liderazgo ruso esté listo para eso», dijo el experto.

Sin embargo, Kortunov cree que Rusia debería continuar su trabajo con el G7.

«Si [el presidente estadounidense Donald] Trump invita al [presidente ruso Vladimir] Putin a visitar la cumbre del G7 en Estados Unidos el próximo año, esta invitación debería considerarse con la debida seriedad, porque esta será una oportunidad para articular nuestra postura y, posiblemente, tener importantes reuniones bilaterales en el marco del Grupo de los Siete», continuó. «Sin embargo, no creo que haya una posibilidad seria de que Rusia regrese al formato G8 en el futuro previsible».

Kortunov dijo que el grupo G7 ha sufrido serios cambios, incluso cuando algunas de las funciones importantes del G7 fueron delegadas al G20.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo a los periodistas el martes que «es mucho más apropiado tener a Rusia en [el G8]». Según un alto funcionario de la administración estadounidense citado por CNN, Trump y su homólogo francés Emmanuel Macron acordaron en una conversación telefónica que el presidente ruso debería ser invitado a la cumbre del G7 en el 2020. Según CNN, Trump planea abordar el tema en la próxima reunión de la Cumbre del G7.

El G7 es un grupo de naciones industrializadas que incluye a Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y los Estados Unidos. El grupo pasó a llamarse G8 en 1997 cuando Rusia se unió al club. Sin embargo, después de los eventos de 2014 en Ucrania que crearon una crisis en las relaciones entre Rusia y Occidente, los miembros occidentales del grupo decidieron volver al modelo G7.

El 21 de agosto, el canciller ruso, Sergey Lavrov, dijo que Moscú estaba lista para considerar iniciativas relacionadas con la reactivación de la plataforma G8 si los países del G7 presentaban alguna. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, a su vez, dijo a los periodistas el 22 de agosto que regresar al G8 no era un objetivo en sí mismo para Rusia, particularmente porque la plataforma del G20 brindaba más oportunidades para resolver varios problemas. Sin embargo, señaló las declaraciones de Putin sobre la disposición de Moscú para comunicarse con otros países en cualquier plataforma.

La cumbre del G7 de este año está programada para celebrarse en Biarritz, en el noroeste de Francia, del 24 al 26 de agosto.

Fuente

Etiquetas: ; ;