Estados Unidos está aumentando la actividad militar en América Latina. Entre los últimos «informes del frente», Brasil recibió el estatus de uno de los aliados clave de Washington fuera de la OTAN. Mientras tanto, la construcción de una base militar estadounidense en la zona fronteriza entre Argentina, Brasil y Paraguay está en marcha.

«El ejército estadounidense ya está aquí. La construcción de la base está en pleno apogeo», dijo el político uruguayo Wilson Ferreira Aldunate.

El objetivo declarado de Washington es la lucha contra el narcotráfico y otros fenómenos criminales, que abundan en la zona. En realidad, este argumento es una «cortina de humo». Dicha opinión fue expresada por Ernesto López, director del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad Nacional de Lanús (Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad Nacional de Lanús) en una conversación con Sputnik.

Según el experto, la presencia de Estados Unidos no solo «nunca tuvo el menor impacto positivo» en el nivel de delincuencia y seguridad en la región, sino que tuvo consecuencias negativas. También señaló que durante su mandato como embajador en Guatemala pudo obtener pruebas concretas que prueban la impunidad absoluta de los delincuentes «involucrados en el tráfico de drogas, el tráfico de armas y el lavado de dinero», a pesar de la supuesta «lucha» de Washington contra estos crímenes.

En este contexto, es evidente que la expansión de la presencia estadounidense en América Latina tiene otros propósitos. El objetivo clave es controlar los amplios recursos naturales que posee la región. «Esto es, en particular, el litio», enfatizó el investigador.

En este contexto, el experto calificó el interés de los Estados Unidos en la llamada «Triple Frontera», el lugar donde Argentina, Brasil y Paraguay «están en contacto», como una coincidencia.

«Aquí se encuentra uno de los mayores reservorios naturales de agua dulce del mundo, un recurso que se destaca hoy en día», declaró Ernesto López.

Fuente

Etiquetas: ; ;