En su primer discurso al público desde que las manifestaciones se intensificaron el domingo, la directora ejecutiva Carrie Lam dijo el martes que la violencia «no está diferenciada por opiniones políticas, antecedentes y color, [y] el gobierno y la policía harán un seguimiento de todas las actividades ilegales».

Los «manifestantes pacificos» se enfrentaron el domingo a ferozmente contra las fuerzas de seguridad en el suburbio de Tsuen Wan. Lanzaron cócteles molotov y ladrillos, y en un caso, arrinconaron a un grupo de oficiales y los atacaron con las armas, según la policía.

Esto llevó a los oficiales de policía a descargar sus armas por primera vez durante las protestas en los últimos dos meses, disparando tiros de advertencia, dijo la policía.

“La violencia no es una solución a los problemas y la acción no debe ser embellecida o legalizada; y no usaremos la fuerza para reducir el problema», dijo Lam. “Usaremos procedimientos legales. Con suerte, Hong Kong volverá a la paz lo antes posible. Eso nos ayudará a iniciar un diálogo y analizar los problemas en profundidad».

Afirmó que su gobierno podría manejar los disturbios por sí mismo y que no renunciaría a construir una plataforma para el diálogo.

Sus comentarios se producen días después de que Beijing advirtiera que no se quedaría de brazos cruzados y vería cómo aumentaba la violencia de los manifestantes.

La policía de Hong Kong dice que las recientes protestas violentas llevaron a la ciudad al borde de una situación muy peligrosa.

Hong Kong ha sido gobernado bajo un modelo de «un país y dos sistemas» desde que la ciudad, una antigua colonia británica, fue devuelta a China en 1997.

Un comentario sobre la agencia oficial de noticias china Xinhua denunció la violencia reciente el lunes, diciendo: «Si ocurren disturbios, el gobierno central tiene que intervenir«.

Dijo que Beijing tenía la autoridad y la responsabilidad de intervenir y sofocar los disturbios en Hong Kong.

El comentario también llamó a las protestas una «revolución de color» destinada a derrocar al gobierno en Hong Kong.

Las protestas comenzaron en Hong Kong como una serie de manifestaciones contra un proyecto de ley que habría permitido que los sospechosos fueran extraditados y juzgados en China continental.

Si bien el proyecto de ley ha sido descartado, las protestas continuaron y se transformaron en disturbios.

Fuente

Etiquetas: ;