Cuando el gobierno de Giuseppe Conte se derrumbó la semana pasada, faltaban 11 días para cumplir los 15 meses en el poder. Eso significa que en realidad aumentó la duración promedio de un gobierno posterior a la Segunda Guerra Mundial en Italia.

Cuando se nombre a un nuevo gobierno, muy probablemente esta semana, significa que Italia tendrá su 69º gobierno desde el final de la Segunda Guerra Mundial hace poco más de 74 años, un promedio de poco menos de 13 meses por gobierno.

Esa es una puerta giratoria como ninguna otra en Europa. Durante ese mismo período de 74 años, España ha tenido 23 gobiernos; Francia, 13 gobiernos; Reino Unido, 28 gobiernos; Alemania, 26 gobiernos.

De hecho, la canciller alemana, Ángela Merkel, quien se convirtió en la jefa de gobierno de Alemania en el 2005, ha estado en el poder tanto tiempo que ha visto entrar y salir a nueve gobiernos italianos.

¿Qué es lo que hace a los gobiernos italianos tan frágiles?

Parte del problema, según observadores expertos, es una característica de la cultura italiana que incluye la falta de fe en el gobierno, algo que contribuye a los altos niveles de evasión fiscal y la gran economía de mercado negro del país.

Las identidades regionales fuertes son otro factor. La península italiana tiene una historia larga y rica, pero como país unificado, Italia ha existido durante solo 158 años y las lealtades y prioridades aún varían ampliamente de una región a otra. Massimo d’Azeglio, uno de los arquitectos de la unificación italiana, declaró su famosa frase después de que la unificación fue completa: «Hemos hecho Italia; ahora tenemos que hacer italianos». Para muchos, ese sigue siendo un proceso continuo.

Pero según la mayoría de los comentaristas, los mayores problemas se encuentran en el ADN político del país. Los autores de la constitución italiana de 1946 desconfiaban de un sistema que pudiera poner demasiado poder en manos de una sola figura, como Benito Mussolini, que gobernó Italia desde 1922 hasta 1943, y que llevó a Italia a la Segunda Guerra Mundial.

Eso dio como resultado un sistema parlamentario con una oficina del primer ministro relativamente débil, lo que obligó a los jefes de gobierno a utilizar arriesgados votos de confianza para aprobar reformas. Si un líder pierde un voto de confianza, él y todo su gobierno deben renunciar.

La amplia gama de identidades políticas también ha creado una amplia gama de partidos políticos. En las elecciones generales del año pasado, siete partidos obtuvieron representación en el parlamento. No menos de 16 partidos obtuvieron al menos 100.000 votos a nivel nacional, y una docena más apareció en las boletas electorales en al menos la mitad de las 20 regiones de Italia. Eso significa que los gobiernos a menudo incluyen el apoyo de un mosaico de grupos políticos. En algunos casos, la partida de solo uno o dos puede derribar a un gobierno.

«Italia tiene demasiados partidos políticos, demasiados intereses en conflicto», dijo a Xinhua Arianna Montanari, socióloga y politóloga de la Universidad La Sapienza de Roma. «Cuanto más interés hay, más difícil es para ellos trabajar juntos».

Según el investigador e historiador Claudio Vercelli del Instituto de Estudios Históricos Gaetano Salvemini, el surgimiento del populista Movimiento de las Cinco Estrellas hace una década complica aún más las cosas. Tradicionalmente, Italia ha tenido un gran partido político de centro-derecha y un gran partido político de centro-izquierda. El ascenso del Movimiento Cinco Estrellas, dijo Vercelli, crea tres grandes bloques de votantes con una superposición muy limitada entre ellos.

«Hay muchos factores que contribuyen a la fragilidad política de Italia, pero el último se basa en tener tres grandes polos políticos», dijo Vercelli en una entrevista. «Es difícil formar un gobierno con solo uno y unir dos puede crear una coalición débil».

Ese es el caso con el gobierno de Conte que se derrumbó, que se construyó sobre una coalición incómoda con el Movimiento de Cinco Estrellas con la Liga de la derecha. Lo más probable es que el próximo gobierno se base en una coalición entre el Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Demócrata de centro izquierda. Es probable que Conte también encabece ese gobierno.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;