El presidente ruso, Vladimir Putin, ha expresado su deseo de coordinar los esfuerzos de Moscú y París en Libia para reducir la situación.

«Tenemos un tema importante, por supuesto, esto es Libia», dijo Putin a los periodistas antes de su reunión con el presidente francés Emmanuel Macron en Fort Bregancon la semana pasada.

“Necesitamos buscar la reconciliación de las partes beligerantes [en Libia]. Y me gustaría mucho saber la posición de Francia sobre este tema para coordinar nuestros esfuerzos «, dijo Putin.

Dado que ambos países tienen fuertes contactos en Trípoli y Benghazi, ¿puede la cooperación entre París y Moscú producir resultados efectivos?

Moncef Djaziri, profesor asociado del Instituto de Estudios Políticos e Internacionales de la Universidad de Lausana, cree que existe un consenso sobre la crisis libia entre los dos países.

Como no hubo declaraciones finales hechas por los jefes de estado, como señaló el académico, «solo podemos presentar hipótesis»: «Se puede suponer que este consenso no será ignorado por el Consejo de Seguridad y se propondrá acordar un alto el fuego en ciertas condiciones que las partes involucradas deben observar. Me parece que los dos países quieren actuar en concierto y coordinar esfuerzos. Esto incluso podría conducir a una cumbre de tres o cuatro partidos ”, dijo Djaziri.

Otro experto en Libia, Jalel Harchaouim, investigador del Instituto Holandés de Relaciones Internacionales Clingendael, señaló que Putin que plantea el problema libio justo antes de su reunión con Macron se asemeja a «un juego diplomático»:

«No deberías tomar todo lo que se dijo literalmente», subrayó Harchaouim. “No hay contexto, no hay situación que requiera coordinación. Esta no es una verdadera reunión de trabajo. Esta es otra oportunidad para que Emmanuel Macron demuestre que él es el dueño de la situación y el iniciador de la reunión con Rusia en la víspera de la cumbre del G7, de la cual este último fue excluido ”.

El investigador independiente del grupo de expertos señaló que el comentario de Vladimir Putin de que «le gustaría conocer la posición de Francia sobre este tema», fue una «pista sarcástica para recordarle al público que Francia está algo confundida entre su postura oficial y real sobre Libia». Continúa apoyando al gobierno internacionalmente reconocido en Trípoli [Gobierno de Acuerdo Nacional — GNA], pero en realidad, todo su apoyo militar, político, ideológico y diplomático va al LNA [Ejército Nacional Libio], dirigido por el general Khalifa Haftar, el experto explicado.

Para el investigador, Francia ha perdido la oportunidad de hablar con las dos facciones principales en Libia: «Francia no tiene margen de maniobra porque fue atrapado más de una vez en el acto, por ejemplo, en el caso del misil antitanque Javelin sistemas comprados por el ejército francés de los Estados Unidos: debían ser destruidos, pero fueron descubiertos en una ciudad que fue abandonada urgentemente por las unidades del ejército de Haftar «.

También hay otra fuerza cuyo impacto se siente en la región: «La interferencia turca en los asuntos internos de Libia es innegable y fuerte», dijo Jalel Harchaouim. “Turquía viola el embargo de armas de la ONU. Suministra armas a Haftar y Trípoli, drones y vehículos blindados ”.

El experto también señaló que, en este contexto, las políticas de Rusia le permiten entablar un diálogo con Turquía, con el que mantiene estrechas relaciones, mientras que Francia no puede hacer lo mismo.

Por su parte, Rafaâ Tabib, especialista en Libia e investigador de la Universidad de Manouba en Túnez, cree que Moscú y París no aprueban la aparente política intervencionista de Turquía, sus suministros de armas, el envío de terroristas de algunas áreas del norte de Siria a Libia. : «Rusia y Francia tienen una visión muy negativa del intervencionismo turco», señaló.

Al mismo tiempo, según el investigador tunecino, los dos países «tienen suficientes aliados en las esferas social, política y militar en Libia para lograr que el país llegue a una paz justa como resultado de las negociaciones».

Pero Michel Scarbonchi, ex diputado al Parlamento Europeo y presidente de Molitor International Conseil, una compañía de cazatalentos, excluye a Francia de la lista de «personas influyentes» en la región:

“Hoy, el único país que puede influir en Turquía es Rusia. Confiemos en el presidente ruso. Él demostró su experiencia en Siria: fue capaz, usando varios argumentos, de presionar a Erdogan. Es un juego sutil, pero él sabe cómo jugarlo ”, dijo Scarbonchi.

Justo una semana antes de la reunión Putin-Macron, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, a través de su portavoz Maria Zakharova, pidió a las partes en conflicto en Libia que se sienten a la mesa de negociaciones y comiencen un proceso político y pongan fin a los combates. «Para nosotros, no hay alternativa a un arreglo político de la crisis libia», dijo Zakharova durante su presentación.

Rafaâ Tabib señala que la situación requiere atención especial:

“Durante mucho tiempo, el gobierno de al-Sarraj [GNA] rechazó cualquier forma de compartir el poder, alegando que era el reconocido por la comunidad internacional. Por el momento, la comunidad internacional está muy dividida sobre el reconocimiento de este gobierno ”, señaló Tabib, y agregó que ahora se requieren nuevas elecciones.

«Creo que la ONU ahora está lista para pasar a una acción mucho más proactiva», dijo.

«Primero, tenemos poderes como Rusia presionando por una solución política, y segundo, la ONU está completamente insatisfecha con la política turca de interferir en los asuntos de otros países». Especialmente, debido a los envíos de armas a Libia que están prohibidos por la ONU ”.

Si bien Michel Scarbonchi sigue dudando sobre el papel de la ONU en Libia, porque «durante cuatro años, respaldó todas las formas ilegales de comercio que existen en Libia: el tráfico de migrantes, el comercio de esclavos … todo esto ha estado sucediendo bajo la nariz al-Sarraj, el ‘Primer Ministro-protegido de la ONU’. En mi opinión, el cargo actual del primer ministro libio no está allí por la voluntad del pueblo libio, sino solo por la voluntad de la ONU «, concluyó el ex diputado.

Libia ha sufrido disturbios desde 2011 cuando su líder de mucho tiempo Muammar Gaddafi fue derrocado y asesinado por militantes respaldados por la OTAN. El país ha visto graves luchas internas entre las fuerzas rivales: la parte oriental de Libia está controlada por el Parlamento y el Ejército Nacional de Libia [LNA], dirigido por el general Khalifa Haftar, mientras que el Gobierno de Acuerdo Nacional [GNA], reconocido por la ONU, controla el oeste. . Hace cuatro meses, el general Haftar comenzó un asalto a Trípoli, y la situación continúa escalando.

Según las cifras de la ONU, se estima que 1.3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Libia.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;