Los habitantes de Porto Velho, situado en el corazón de la selva amazónica, respondieron a la decisión del presidente brasileño Jair Bolsonaro de rechazar una oferta de ayuda del G7 para combatir incendios en la región tropical este martes.

«Realmente necesitamos este dinero porque estamos en una situación desastrosa y urgente», argumentó María.

«La situación es grave aquí en Porto Velho», agregó Luciano. «Recortó algunos fondos del IBAMA [Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables], recortó el gasto, esto está obstaculizando las inspecciones».

El mismo paquete G7 que Itamar pensó que era una «gran idea», fue rechazado por «falta de respeto» por Wellington, habitante de Porto Velho.

Dijo que los incendios eran «típicos» en la Amazonía en esta época del año: «Creo que si quisieran ayudar, sería de otra manera, no querer imponerles ideas externas, internamente».

Bolsonaro ha descartado aceptar el paquete de $ 22m (€ 19.8m) a menos que reciba una disculpa de su homólogo francés Emmanuel Macron. Acusó al líder francés de insultarlo personalmente llamándolo mentiroso. Macron había dicho que el presidente brasileño estaba «mintiendo» sobre la lucha contra el cambio climático.

Etiquetas: ; ;