El presidente Andrés Manuel López Obrador, reiteró hoy en su conferencia de prensa matutina que lo importante es atacar las causas de la violencia para pacificar al país.

El mandatario hizo una reflexión sobre la inseguridad nacional y llegó a la conclusión de que la violencia se desató en México por problemas sociales, conflictos en la familia, la falta de trabajo, la emigración desde el campo a la ciudad, todo lo cual produjo mucha desintegración familiar, se abandonaron a los jóvenes y eso causó daño social.

Tal situación, dijo, echó a perder a muchas personas que fueron tentadas y tomaron el camino de la delincuencia y, al mismo tiempo, se deshumanizaron, albergaron odio, rencor, abandonaron los principios y esos son los delincuentes actuales, y se constituyeron en un gran problema.

¿Qué estamos haciendo? Pues atacar las causas; siempre se habló que eso no era opción, que funcionaba, pero llevaba mucho tiempo, y esos conceptos fueron suplidos por acciones de fuerza que provocaron estos problemas y que ahora estamos cambiando, dijo.

El uso de la fuerza en la mayoría de las veces, agregó, era incluso retórica y demagógica, para hacer creer que se hacía algo cuando, en realidad, complicaban las cosas. No estoy de acuerdo y eso nos hace distintos.

Hay que atender a los jóvenes, reiteró, es fundamental y el error de los otros fue darles la espalda, etiquetarlos como ninis que ni estudian ni trabajan, una calificación despectiva, eso lo hizo el conservadurismo.

De allí, añadió, la necesidad de que haya trabajo, bienestar, que se atienda a los jóvenes, dar el ejemplo, no robar, no lastimar al pueblo, que haya honestidad de los funcionarios.

Al explicar los orígenes de la actual violencia consideró como un error la decisión del expresidente Felipe Calderón de declararle la guerra a la delincuencia sin elementos suficientes y convierte al país en un cementerio con su secuela de desgracias, desapariciones y masacres.

Lo increíble, señaló el mandatario, es que después de este saldo funesto se esté pensando en lo mismo, pero no sólo Calderón, sino que es toda una corriente de pensamiento el apostar al uso de la fuerza cuando la paz y la tranquilidad son hijos de la justicia.

La corrupción, dijo, la vamos a erradicar, la prepotencia lo mismo, y la impunidad también. Va a haber desarrollo, y estoy satisfecho con todo lo que hemos avanzado en favor del bienestar del ser humano aun cuando es una realidad esa herencia de violencia que nos preocupa tanto.

Agregó que en su Gobierno los militares actúan con muchísimo respeto a los derechos humanos, tienen una actitud ejemplar y ayudan mucho a la IV Transformación social del país. Si me preguntan quién ayuda más a este proceso de cambio de régimen digo que las Fuerzas Armadas, aseguró.

Etiquetas: ; ; ;