China ha denunciado a los legisladores y funcionarios estadounidenses por apoyar abiertamente las manifestaciones en curso en Hong Kong, describiendo sus comentarios como hipócritas y motivados por el deseo de Washington de dominar el mundo.

En un comunicado, Beijing dijo que «deplora» los comentarios del líder de la minoría del Senado Chuck Schumer (D-NY), el representante Jim McGovern (D-MA) y la Casa Blanca, en relación con las protestas callejeras cada vez más violentas en Hong Kong. Los legisladores y funcionarios de los Estados Unidos exigieron que el gobierno de Hong Kong libere a las personas involucradas en los disturbios en curso o que se enfrente a consecuencias.

«Los comentarios han distorsionado la verdad, condonado a los delincuentes, interferido flagrantemente con los asuntos de Hong Kong, que son asuntos internos de China, y nuevamente revelaron la hipocresía, el pensamiento hegemónico y los prejuicios de los políticos estadounidenses», se lee en el comunicado.

La oficina enfatizó que la policía de Hong Kong había arrestado a los manifestantes sospechosos de violencia, un «crimen que no puede justificarse por ninguna aspiración». La declaración dijo que China fue «firme» en la defensa de su soberanía sobre Hong Kong, y que el pueblo chino «nunca se asustará por amenazas o intimidación».

El sábado, se vio a manifestantes arrojando cócteles molotov a la policía, quienes respondieron disparando cañones de agua y gases lacrimógenos.

Beijing ha acusado repetidamente a Washington de proporcionar apoyo directo e indirecto a los manifestantes en el territorio semiautónomo, e incluso ha alegado que Estados Unidos está «locamente involucrado» en el extremismo anti-chino en Hong Kong.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió a la administración Trump que no debe «meter la nariz en nuestros asuntos», emitiendo un recordatorio de que Hong Kong es un territorio chino y no es «estadounidense» ni «inglés».

La Casa Blanca ha dicho que «rechaza firmemente» la noción de que Estados Unidos está patrocinando o incitando a las manifestaciones, alegando que sus preocupaciones sobre los derechos humanos y la democracia en Hong Kong son válidas y genuinas.

Las manifestaciones han sacudido a Hong Kong durante más de doce semanas. Originalmente motivadas por un proyecto de ley ahora suspendido que habría permitido la extradición de sospechosos criminales a China continental, las protestas han adquirido un ángulo más amplio contra Beijing.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;