Irónicamente, el último movimiento de Boris Johnson, en cierta medida, unió a una nación dividida. Los manifestantes a favor y en contra del Brexit dicen que el cierre del Parlamento en un momento tan crítico de la historia puede interpretarse como un intento de limitar el poder de los representantes del pueblo para detener un Brexit sin acuerdo.

Boris Johnson dice que habrá suficiente tiempo para que los parlamentarios debatan sobre el Brexit y el no acuerdo, pero la gente con la que estamos hablando hoy aquí dice que esta protesta no se trata solo del Brexit, sino de la democracia británica.

Cuando se suspende el Parlamento, no se celebran debates ni votaciones. Si esta prórroga ocurre como se esperaba, el Parlamento cerrará por 23 días hábiles.

Se iniciaron acciones legales contra la suspensión. Los abogados dicen que puede no haber una premisa legal para impugnar la decisión del Primer Ministro. Ya un juez en Escocia se ha pronunciado en contra del primer intento legal de ser escuchado.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;