El sargento Manoel Silva Rodrigues, de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), arrestado en España en junio por presunta participación en tráfico de drogas, no sometió su equipaje a procesos de seguridad, según reveló un programa televisivo.

Trasmitido anoche por la TV Globo, el informe del espacio precisa que una pesquisa de Aeronáutica hizo tal identificación. Rodrigues formó parte de la comitiva de 21 miembros que acompañó el viaje del presidente Jair Bolsonaro a Tokio, Japón, donde asistiría a la reunión del G-20.

El reporte también mostró que el suboficial había realizado al menos 30 viajes nacionales e internacionales por la FAB en los últimos cinco años y que guardaba en su armario un mapa de las cámaras de la base aérea de Brasilia, donde se ubican los aviones presidenciales.

Según la información televisiva, Rodrigues habría subido a la aeronave mientras aún estaba apagada, horas antes del despegue. Es en este punto que habría puesto las drogas en el aparato.

El informe también revela que solo algunos de los militares tuvieron que pasar por rayos X o procedimientos de revisión, y Rodrigues no habría sido uno de ellos.

Su exesposa, Silva Rodrigues, le dijo a un testigo en España que solo tenía ‘dulce y queso’ en su bolso para un primo.

En ese momento, la Guardia Civil ibérica informó que se encontraron 39 kilogramos de cocaína con el sargento, escondidos en un maletín y divididos en paquetes.

La investigación reveló además que había estupefacientes en su maleta y mochila. El avión en el que viajaban los militares se utilizó como reserva para el avión presidencial.

El teniente coronel Alexandre Augusto Piovesan, extestigo, también fue investigado. Después de romper el secreto telefónico de la exesposa admitió que tenían contacto frecuente y que el colega ‘traía cosas’ del extranjero.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;