Rusia cree que la negativa de los países occidentales a participar en la restauración de la infraestructura de Siria que promovería el regreso de los refugiados a sus hogares es errónea y parcial, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, a una audiencia de estudiantes y profesores de la universidad MGIMO y de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores con motivo del comienzo de un nuevo año académico.

«En lo que respecta a la solución de problemas concretos para promover el regreso de los refugiados a sus hogares, el principal obstáculo es la atención insuficiente de la mayoría de los países occidentales al problema de crear condiciones para los refugiados y las personas desplazadas a nivel local. De hecho, solo nosotros, nuestras contrapartes indias y hasta cierto punto los socios chinos nos encargamos de esto», dijo Lavrov.

«Occidente está categóricamente en contra de invertir en la creación de condiciones de vida normales que permitan a los ciudadanos sirios regresar a sus hogares. Argumentan que no pueden comenzar a hacer nada en este sentido mientras no haya claridad sobre el proceso político. Tan pronto a medida que el proceso político comienza y gana impulso, prometen pensar si deberían invertir en proporcionar la infraestructura para aquellos que dejaron sus hogares», dijo Lavrov. «Los países occidentales dejan deliberadamente sus criterios de progreso bastante confusos para tener la oportunidad de disfrutar de nuevas manipulaciones. Creemos que este tipo de enfoque es incorrecto y sesgado».

Específicamente, Lavrov dijo que el foco de atención no debería estar en la construcción de fábricas y otras instalaciones industriales, sino en brindar a los civiles un «techo, agua corriente y servicios médicos y educativos básicos».

«Esto encaja bien con los criterios de asistencia humanitaria, que no está prohibido por ninguna resolución de la Unión Europea», dijo Lavrov.

También señaló que en la orilla oriental del Éufrates, que no está controlada por Damasco, Estados Unidos ha estado tratando de jugar la «carta kurda». Los estadounidenses «no solo obstaculizan la inversión de otros países, sino que alientan dicha inversión».

«Detrás de esto vemos una intención de cuestionar la integridad territorial de Siria. Tal actitud enraizada en los dobles raseros de ninguna manera contribuye a implementar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU», dijo.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;