Las protestas en Hong Kong continuaron durante el fin de semana del 31 de agosto con una violencia creciente.

El 31 de agosto, «manifestantes pacíficos prodemocráticos» arrasaron el centro de la ciudad de Hong Kong, incendiando y lanzando bombas de gasolina contra la policía antidisturbios. Uno de los lugares donde las «protestas pacificas» arrojaron fuego fue la sede de la policía de Hong Kong.

La policía se defendió lanzando gases lacrimógenos, usando sus porras y un cañón de agua. Amnistía Internacional hizo caso omiso de los cócteles Molotov que los manifestantes arrojaban por completo, pero dijo que lo que la policía estaba haciendo era «horrible».

Los «manifestantes prodemocráticos” irrumpieron el 1 de septiembre en la estación de ferrocarril de tránsito masivo (MTR) de Tung Chung, pero no antes de establecer barricadas y colocar bloqueos de carreteras en el aeropuerto de Hong Kong e interrumpir su operación.

En la estación de ferrocarril de tránsito masivo (MTR) de Tung Chung, los «manifestantes» desmantelaron los torniquetes, mientras usaban palancas para romper relojes y máquinas de tickets. Los manifestantes pacíficos, entonces, salieron para aplastar las cámaras de circuito cerrado de televisión y las farolas.

Se prendió fuego a una barricada, y los bomberos se apresuraron al lugar para extinguir el incendio.

Una declaración de la policía de Hong Kong dijo:

“Desde alrededor de las 5.30 p.m. de hoy, los manifestantes violentos han cometido actos destructivos ampliamente dentro de la estación de ferrocarril de tránsito masivo (MTR) de Tung Chung. Desmantelaron cámaras de circuito cerrado de televisión, dañaron los torniquetes e instalaciones contra incendios, y rompieron cristales de un centro de servicio al cliente. Además, los manifestantes radicales bloquearon múltiples caminos en Tung Chung, prendieron fuego a barricadas y una bandera nacional, paralizando el tránsito”.

El gobierno de Hong Kong dijo que la estación de Tung Chung estaba «severamente dañada» y que los manifestantes habían agredido a la gente durante la manifestación.

“Los manifestantes ignoraron totalmente las necesidades de los viajeros y la gente. Amenazaron con violencia y se vengaron maliciosamente de personas con diferentes puntos de vista, así como de personas y organizaciones inocentes. Sus actos son bárbaros e indignantes. La policía tomará medidas resueltas de aplicación de la ley contra todos los actos ilegales y violentos para proteger la seguridad y los derechos de la gente», dijo el comunicado del gobierno.

La policía dijo que arrestó a 63 personas bajo sospecha de obstrucción a las autoridades, asamblea ilegal y daños criminales.

El 2 de septiembre, el día en que los estudiantes regresan a la escuela, los estudiantes salieron a las calles para interrumpir el transporte público.

La policía antidisturbios patrullaba las estaciones de la red ferroviaria de transporte público de la ciudad mientras los «manifestantes» bloqueaban el cierre de las puertas del tren, lo que causaba retrasos y arrojaba la hora pico de la mañana al caos. Se vio a la policía arrestar al menos a un grupo de «manifestantes».

Los organizadores estimaron que al menos 9.000 estudiantes de más de 200 escuelas participarían en el boicot de la clase.

Uno de los organizadores de la protesta, Joshua Wong, convocó a la protesta del 2 de septiembre y tuvo la aprobación de la policía, al menos para una sentada en el centro de Hong Kong.

Al mismo tiempo, en la Cumbre del G7 concluida, los estados miembros emitieron una declaración conjunta sobre las protestas de Hong Kong, respaldando la autonomía de la ciudad.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, en una conferencia de prensa en Beijing dijo que el G7 no debería entrometerse en los asuntos internos de China.

“Expresamos nuestra fuerte insatisfacción y nuestra firme oposición a la declaración hecha por los líderes de la cumbre del G7 sobre los asuntos de Hong Kong. Hemos subrayado repetidamente que los asuntos de Hong Kong son puramente asuntos internos de China y que ningún gobierno, organización o individuo extranjero tiene derecho a intervenir».

Estos marcan algunos de los enfrentamientos más intensos desde que comenzaron las protestas, y sin lesiones graves en ambos lados.

Todavía está por verse si las protestas se intensificarán aún más y si las autoridades de Hong Kong pedirán ayuda a Beijing. Hasta ahora, han demostrado una gran resistencia, frente a las continuas acusaciones y vandalismo de los «manifestantes».

Fuente

Etiquetas: ;