La integración de Rusia y Bielorrusia no debe verse como la unificación de países, sino como la integración de dos economías sobre la base de una asociación equitativa, dijo el ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Maxim Oreshkin, en una entrevista con TASS.

«El acuerdo se firmó en 1999. Ha sido ratificado y, de hecho, tiene toda la información necesaria. En este momento estamos decidiendo los términos y las áreas concretas. Hubo ciertas diferencias entre la parte rusa y la bielorrusa. La tarea del grupo de trabajo es describir todos esos puntos de divergencia, ponerlos en papel y dar al liderazgo político supremo la oportunidad de discutir todo y tomar decisiones. Esto no es una cuestión de reunificación de países, se trata de unificar nuestros economías como socios iguales, lo cual es de suma importancia», dijo el ministro.

En diciembre del 2018, los presidentes ruso y bielorruso acordaron establecer un grupo de trabajo intergubernamental sobre el desarrollo de la integración. Se espera que Moscú y Minsk acuerden todas las hojas de ruta de integración para noviembre. En julio, los dos presidentes participaron en el foro de las regiones rusa y bielorrusa en San Petersburgo. En su reunión bilateral, intercambiaron puntos de vista sobre la integración, presentaron algunas iniciativas nuevas y encargaron a sus gobiernos que trabajaran en ellas.

El 23 de agosto, el primer ministro bielorruso, Sergey Rumas, dijo que Minsk y Moscú podrían iniciar el programa de acción para la integración dentro del Estado de la Unión en septiembre. Se espera que el gobierno bielorruso presente el borrador del programa para profundizar la integración con Rusia a Lukashenko para su aprobación en los próximos días.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;