A medida que aumentan las tensiones en Hong Kong después de meses de protestas y disturbios, los crecientes llamados para que el Reino Unido otorgue el derecho de residencia a los ciudadanos de su antigua colonia han agregado un nuevo giro al drama en desarrollo.

El enfoque de línea dura de Gran Bretaña a los problemas de ciudadanía relacionados con los residentes de Hong Kong ha expuesto una ventaja hipócrita a la política del Reino Unido hacia la región administrativa especial de China.

Según el Financial Times, varios cientos de «manifestantes» se movilizaron fuera del consulado británico el 1 de septiembre, exigiendo pasaportes «británicos completos».

Pero el titular del Financial Times de que el Reino Unido corre el riesgo de «ser arrastrado» a la «crisis» de Hong Kong por la «disputa por la ciudadanía» es engañoso, ya que Gran Bretaña se sumergió con entusiasmo en los asuntos internos de China tan pronto como comenzaron las protestas en junio.

Los antecedentes de este caso se remontan a 1997, cuando justo antes de la entrega de Hong Kong de Gran Bretaña a China, el Reino Unido otorgó pasaportes de ciudadanos británicos (extranjeros) a tres millones de residentes de Hong Kong.

Antes de esto, y durante las últimas etapas del gobierno colonial de Gran Bretaña, los ciudadanos de Hong Kong tenían pasaportes de ciudadanos de territorios dependientes británicos.

Los pasaportes actuales de los ciudadanos británicos (de ultramar), en posesión de hasta un millón de residentes de Hong Kong, no otorgan el derecho de residencia en el Reino Unido.

El South China Morning Post, que es el periódico oficial en inglés de Hong Kong, informó el 24 de julio de 2018 que los archivos del gabinete británico desclasificados revelan que en 1985 Gran Bretaña aplicó «presión» a Portugal para que no otorgue la nacionalidad a sus residentes coloniales en Macao. .

Al parecer, los funcionarios británicos temían que los «hongkoneses» exigieran el mismo derecho a sus amos coloniales británicos.

Estas revelaciones, junto con la continua negativa de Gran Bretaña a otorgar derechos de ciudadanía plenos a los elementos pro británicos en Hong Kong, están en desacuerdo con las persistentes expresiones de simpatía de Gran Bretaña por el pueblo de Hong Kong.

Esta hipocresía aviva las sospechas de que Gran Bretaña está más interesada en usar Hong Kong para presionar a China que en preocuparse realmente por el bienestar de los residentes de Hong Kong.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;