La policía ha usado gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y balas de goma para tratar de sofocar un brote continuo de violencia, disturbios y saqueos en Sudáfrica. Hasta ahora, más de 90 personas han sido arrestadas.

Los alborotadores saquearon tiendas, crearon barricadas en llamas en las carreteras y participaron en peleas callejeras con la policía, a medida que aumentan los ataques contra inmigrantes y empresas de propiedad extranjera. Unas 50 empresas fueron saqueadas y dañadas solo el domingo. Es el segundo brote de tal violencia en el país en el espacio de una semana.

David Tembe, jefe del Departamento de Policía del Metro de Johannesburgo (JMPD) instó a los automovilistas a actuar con extrema precaución en las carreteras y evitar la zona de la calle Maritzburg por completo.

«Hemos estabilizado la situación y ya hemos arrestado a unas pocas docenas de personas», dijo el portavoz de la policía de Johannesburgo, Wayne Minaar.

«No podemos confirmar la cifra final en este momento, pero serán acusados de violencia pública … También se está investigando un cargo de intento de asesinato».

La ola de violencia comenzó la semana pasada en Pretoria, la capital administrativa del país, según los informes, luego de que un presunto narcotraficante, que era ciudadano extranjero, matara a tiros a un taxista.

Algunos informes indican que los disturbios actuales comenzaron después de un incendio en un edificio que mató a tres residentes, mientras que otros especulan que, con un desempleo cercano al 30 por ciento, la población general está cada vez más desesperada.

Los disturbios se producen en un contexto de crecientes tensiones entre las autoridades y los ciudadanos extranjeros por los esfuerzos generalizados para cerrar negocios operados ilegalmente, incluidos los taxis y el transporte comercial.

La Asociación Internacional de Comerciantes Transfronterizos advirtió a los conductores de camiones y autobuses que pueden ser blanco de ataques, ya que la situación continúa deteriorándose.

Mientras tanto, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Zambia ha emitido una directiva que instruye a los conductores de camiones y autobuses de Zambia a estacionar sus vehículos y evitar viajar hacia o a través de Sudáfrica mientras continúa la ola actual de violencia.

La continua ola de violencia xenófoba ha sido ampliamente condenada por políticos y organizaciones de derechos humanos.

El ministro nigeriano de Asuntos Exteriores, Geoffrey Onyeama, describió la situación como «repugnante y deprimente» al tiempo que denunció «protección policial ineficaz».

El ministro de policía Bheki Cele declaró el saqueo de Johannesburgo como una emergencia nacional.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;