Con más de dos tercios de los productos procedentes de China ahora sujetos a mayores aranceles de importación estadounidenses, los estadounidenses piden que se detenga la guerra arancelaria entre Beijing y Washington, pero un experto nos dice que las súplicas son inútiles.

“[El aumento de tarifas] es un desastre para la economía de los Estados Unidos. Pero esto es lo que [el presidente de los Estados Unidos, Donald] Trump prometió hace 3-4 años, por lo que no debería sorprendernos ”, dice Jeffrey Tucker, del Instituto Americano de Investigación Económica.

Señala que a pesar del hecho de que la guerra comercial puede dirigirse a los tribunales, con China alegando que los aranceles estadounidenses son ilegales, Trump ignorará incluso las súplicas de su propio pueblo para impulsar su plan tarifario «proteccionista».

«Trump está actuando de acuerdo con sus propias convicciones ideológicas, lo cual es muy malo para Estados Unidos como nación: los consumidores y las empresas estadounidenses son los que pagan el precio».

«Lo interesante [es] que, a diferencia de las rondas anteriores de proteccionismo en la historia de Estados Unidos, el productor y comerciante estadounidense esta vez no apoya [los aranceles]. Todos, desde la pesca hasta los granjeros, la energía, los minoristas, piden que se detenga la guerra arancelaria «, dice Tucker, y agrega que la administración de los Estados Unidos, sin embargo, sigue sorda a estas llamadas porque» Trump tiene todo el poder «.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;