El presidente ruso, Vladimir Putin, enfatizó que solo los «imbéciles» sugerirían que los territorios del Lejano Oriente, ricos en recursos pero remotos y escasamente poblados, existen solo para drenar dinero y pueden ser descartados.

El intercambio ocurrió durante una reunión con funcionarios en la Isla Russky en la Región Primorsky, que es parte del Lejano Oriente de la nación, el miércoles. El gobernador de la vecina región de Yakutia, Aysen Nikolayev, comenzó su discurso diciendo que aunque los territorios del Lejano Oriente son vitales para Rusia, los locales «hasta hace poco» se han sentido descuidados por Moscú.

«Incluso hemos escuchado de los superiores que el Lejano Oriente es una carga, que solo exige pagos y ayuda del presupuesto [federal]», dijo Nikolayev. Visiblemente desconcertado por su declaración, Putin saltó para intervenir.

No sé qué idiotas han estado diciendo eso.

El presidente le preguntó a Nikolayev cuándo sucedió esto. El gobernador respondió «hace un cuarto de siglo», aparentemente refiriéndose a los calamitosos principios de la década de 1990, cuando la economía rusa colapsó después de la desintegración de la Unión Soviética. Putin, a su vez, dijo que sería mejor concentrarse en el presente y seguir adelante.

Los territorios remotos y escasamente poblados del Lejano Oriente comprenden el 41 por ciento de la masa continental de Rusia, pero solo el 5,6 por ciento de la población del país. El área es rica en una multitud de recursos económicos, que van desde oro, diamantes y petróleo hasta madera y pescado. A pesar de su vasto potencial, la región permaneció subdesarrollada durante décadas, y la fuga de población en curso exacerbó la situación.

En los últimos años, el gobierno ha lanzado varios programas destinados a revitalizar el Lejano Oriente e impulsar su economía, incluido el suministro de tierras gratuitas para el desarrollo de los ciudadanos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;