Un ciudadano de Argelia, que, como parte de un grupo de compatriotas, intentó cruzar la frontera de Croacia, dijo en una entrevista con TRT que fue víctima de abuso por parte de la policía de este país.

El hombre, que deseaba permanecer en el anonimato, dijo que, como parte de un grupo de seis compatriotas, viajó por la «ruta de los Balcanes» e intentó venir a Croacia desde Bosnia y Herzegovina. Entre los inmigrantes, se sabe desde hace tiempo que la policía croata a menudo muestra violencia contra ellos.

«Es importante cruzar la frontera temprano en la mañana. Si te detienen por la noche, te golpearán. El policía que me golpeó llevaba una máscara. Esto se hace especialmente para que no puedan ser reconocidos más tarde», dijo el argelino.

«Íbamos a Zagreb, y en algún momento uno del grupo fue a verificar si el camino estaba despejado. Regresó con un policía que presionó el cañón de un arma contra su cabeza. Nos ordenó que no nos moviéramos y pidió otro».

Anteriormente, el presidente croata Kolinda Kitarovich Grabar conmocionó a la política europea y al público con una declaración de que la violencia debe ser utilizada contra los inmigrantes ilegales, aunque tales actos innecesariamente brutales contradicen las leyes locales e internacionales.

Las organizaciones no gubernamentales, en particular Human Rights Watch, señalaron reiteradamente la crueldad inaceptable contra los migrantes en Croacia. En particular, el último informe de HRW dice que obliga a las personas a regresar a Bosnia y Herzegovina, que, a su vez, no puede proporcionar las condiciones para alojar a un número tan grande de personas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;