Miles de personas salieron a las calles de Ciudad del Cabo el miércoles para exigir el fin de la violencia contra las mujeres y las niñas, después de un mes que vio un aumento en los asesinatos y agresiones sexuales.

Mujeres de todas las edades se manifestaron fuera del Parlamento, con carteles que decían: «Ya es suficiente» y «No significa no». Una mujer se encadenó a la valla del edificio en señal de protesta.

El grupo exigía al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, que declarara el estado de emergencia para hacer frente al aumento de las violaciones y los asesinatos.

Ramaphosa, quien se dirigió a la multitud fuera del parlamento, anunció un cambio en la ley sudafricana y prometió que los autores de tales crímenes enfrentarían cadena perpetua.

La concentración tuvo lugar luego del asesinato de al menos cinco mujeres y niñas a principios de este mes.

Etiquetas: ; ; ;