Alrededor de mil miembros sindicales marcharon en Quito el jueves, para oponerse al acuerdo alcanzado por el presidente Lenin Moreno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno.

Las banderas rojas de los sindicatos llenaron las calles, mientras los manifestantes cantaban consignas y llevaban carteles contra el FMI y su presidenta Christine Lagarde.

La manifestación, organizada por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) comenzó en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y se trasladó a la Corte Constitucional, antes de llegar a la Asamblea Nacional.

Los sindicatos también protestaban contra los planes del gobierno de privatizar las compañías estatales, incluidas las refinerías y las compañías telefónicas.

A principios de este año, el gobierno de Quito firmó acuerdos con varias organizaciones internacionales que permitieron la apertura de una línea de crédito por más de $ 10 mil millones (€ 9 mil millones). La política financiera, monetaria e institucional del país está ahora bajo la supervisión del FMI.

Etiquetas: ; ; ;