El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó al presidente francés, Emmanuel Macron, que Estados Unidos no levantará las sanciones económicas contra la República Islámica de Irán, según la Casa Blanca.

Los dos presidentes también acordaron que era esencial «frenar las acciones de Irán que amenazan la libertad de navegación y comercio en el Golfo Pérsico», afirmó la Casa Blanca en un comunicado emitido el jueves por la noche.

«El presidente Trump reiteró que la caída de las sanciones contra Irán no va a suceder en este momento», dijo el comunicado.

Macron ha tratado de organizar una reunión entre Trump y el presidente iraní Hassan Rouhani para poner fin a las tensiones entre Estados Unidos e Irán desde la retirada de Trump del acuerdo nuclear, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

Durante una conferencia de prensa conjunta con Trump la semana pasada, Macron dijo que esperaba que se celebrara una reunión entre los presidentes de Irán y Estados Unidos «en las próximas semanas».

«Espero que [la reunión entre el presidente iraní Hassan Rouhani y Trump] pueda tener lugar en las próximas semanas», dijo el presidente francés, y agregó: «Nada es seguro, las cosas son sumamente frágiles».

Sin embargo, el presidente iraní desvaneció las esperanzas de Macron de una reunión Rouhani-Trump, diciendo que Estados Unidos debería levantar todas las sanciones antes de que Irán acepte las conversaciones.

«No seremos testigos de ningún desarrollo positivo a menos que Estados Unidos abandone sus sanciones y corrija el camino equivocado que ha elegido», dijo Rouhani el 27 de agosto.

Esta semana, Rouhani dijo que Irán nunca tuvo un plan para entablar negociaciones bilaterales con Estados Unidos, y reiteró que las conversaciones serán posibles en el marco del grupo P5 + 1 de estados mundiales si Washington acepta levantar todas las sanciones contra la República Islámica.

Rouhani dijo que los enemigos imaginaban que podrían poner de rodillas a Irán en seis meses desencadenando una campaña sin precedentes de presión económica y sanciones contra la nación, pero sus cálculos resultaron ser incorrectos.

Hubo un complot, hace 16 meses, para imponer sanciones severas contra Irán con el objetivo de debilitar su economía y hacer que la República Islámica se rindiera en seis meses, dijo Rouhani. Ese plan, sin embargo, falló, agregó.

Trump retiró a su país del acuerdo nuclear de Irán de 2015 en mayo de 2018 y volvió a imponer severas sanciones contra la República Islámica en desafío a las críticas mundiales.

A pesar de ejercer «la máxima presión» sobre Irán, Trump ha ofrecido reiteradamente reunirse con las autoridades iraníes y mantener conversaciones bilaterales sin condiciones previas. Irán, sin embargo, dice que no negociará bajo presión.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;