Las autoridades iraquíes desafiaron a Estados Unidos al contratar una empresa rusa sujeta a sanciones de la Casa Blanca, comentan hoy medios locales.

El Ministerio iraquí de Energía se valdrá de los servicios de Stroytransgaz para explorar petróleo y gas en la occidental provincia de Anbar, fronteriza con Siria.

Ese bloque, indicó una nota emitida por la entidad, es uno de los sitios prometedores y los estudios apuntan a la existencia de reservas que oscilan de dos mil a cuatro mil millones de barriles, asociados a gas.

Asim Jihad, vocero de la cartera iraquí, explicó que el contrato incluye exploración, desarrollo y producción en un área total de 12 mil kilómetros cuadrados.

Desde 2014, la compañía rusa está bajo sanciones del Departamento estadounidense del Tesoro, en respuesta a acciones militares de Rusia en Ucrania.

El grupo Volga, al que pertenece Stroytransgaz, brinda apoyo financiero, material y tecnológico al gobierno ruso, según un comunicado de prensa de la institución norteamericana.

Después de años de sanciones que comenzaron en 1990 por la invasión iraquí a Kuwait, la industria petrolera iraquí se halla en condiciones deplorables, agudizadas por la invasión estadounidense en 2003.

Bagdad intenta reconstruir el sector energético, uno de sus principales renglones de ingreso de divisas.

Los proyectos del Gobierno consisten en aumentar la exportación de crudo que en agosto último alcanzaron un promedio diario de 3.6 millones de barriles con un ingreso total de seis mil 34 millones de dólares a por lo menos seis millones de unidades.

Fuerte

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;