El gobierno de Trump se negó el domingo a descartar la retirada de las tropas estadounidenses sin un acuerdo de paz, que fue desechado después de un ataque terrorista que resultó en la muerte de un soldado estadounidense en Kabul.

En una entrevista el domingo, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que los talibanes habían «tratado de obtener una ventaja negociadora mediante ataques terroristas dentro del país».

«Vamos a abandonar un acuerdo si otros intentan usar la violencia para lograr mejores fines en una negociación», agregó.

Pompeo y otros funcionarios de la administración dejaron abierta la puerta a la reanudación de las negociaciones, y también lo hicieron los talibanes. Pero cualquier nueva conversación puede no ocurrir durante varios meses, ya que las partes sienten desconfianza mutua, dijeron funcionarios afganos, citados por el New York Times.

A pesar de las críticas de varios colegas republicanos, incluido el asesor de seguridad nacional John R. Bolton, Trump ha prometido reducir la cantidad de fuerzas estadounidenses en Afganistán, diciendo hace dos semanas que su número se reduciría a 8,600 desde el nivel actual de aproximadamente 14,000, hasta ahora debajo de las 100,000 tropas que se asentaron allí durante el apogeo de la guerra.

Pompeo estableció dos condiciones para una retirada el domingo: que se reduzca la violencia y que nunca se permita otro ataque terrorista contra Estados Unidos desde Afganistán.

«No vamos a retirar nuestras fuerzas sin asegurarnos de lograr los objetivos gemelos del presidente Trump», dijo en «Meet the Press» de NBC.

En una entrevista el jueves en el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, el presidente saliente del Estado Mayor Conjunto, general Joseph Dunford, argumentó que durante años había estado claro que la única paz duradera provendría de algún tipo de proceso político. entre los talibanes y el gobierno afgano.

Dijo que su idea de una negociación exitosa sería una que «reduzca el nivel de violencia» y establezca un diálogo intra afgano.

En el centro del acuerdo tentativo entre los Estados Unidos y los talibanes había garantías del grupo de que no apoyaría a los grupos terroristas internacionales, y que el suelo afgano no se utilizaría para ataques contra Occidente.

«Teníamos el compromiso de los talibanes de hacer eso», dijo Pompeo en Fox News el domingo. “Teníamos su compromiso de romper con Al Qaeda, públicamente. Y obviamente tendrían que cumplir ese compromiso. Así que hemos progresado realmente, pero al final los talibanes se extralimitaron «.

Preguntada por Margaret Brennan en «Face the Nation» de CBS, si 14,000 tropas estadounidenses en Afganistán estaban «donde se quedan en el futuro previsible», dijo Pompeo que «en última instancia, es decisión del presidente».

Funcionarios militares y de inteligencia citados por el New York Times dijeron que las fuerzas estadounidenses están principalmente allí para proporcionar inteligencia a los afganos. El general Dunford dijo el jueves que la reducción planificada a 8,600 soldados se basó en una estimación del Pentágono de cuántos se necesitarían para asegurar que los grupos terroristas no estén explotando el vacío de poder en el país.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;