A medida que la ciudad vuelve a la normalidad después de un fin de semana de manifestaciones masivas, que vieron las calles de Hong Kong cubiertas con cientos de miles de manifestantes, el martes, los restos de la ira de los fines de semana permanecen en las paredes de la ciudad.

Se pueden ver graffitis antigubernamentales a lo largo de la ruta que tomaron los manifestantes más radicales el domingo pasado. «Chinazi» se lee, refiriéndose a lo que consideran la similitud entre el gobierno chino y los nazis.

Etiquetas: ;