Un miembro de alto rango del partido nacionalista flamenco de Bélgica apareció en el techo de un ayuntamiento en Amberes para entregar un mensaje sobre lo que él llamó una «ocupación» latente por parte de los musulmanes.

Filip Dewinter, líder del partido de derecha Vlaams Belang antiinmigración en la parte de habla holandesa de Bélgica, subió un video de sí mismo parado en la azotea y dando una rápida lección de historia antes de presentar su caso.

El ayuntamiento de Amberes «ha existido desde 1565», dijo Dewinter, agregando enfáticamente que durante cinco siglos estuvo ocupado «por los romanos, los españoles, los franceses, los alemanes y hoy por el Islam».

Según el parlamentario, cada cuarto residente de Amberes es musulmán, y «más de la mitad» de los escolares provienen de familias islámicas. «Eso debe llegar a su fin», dijo Dewinter, llamando a detener la percepción de «ocupación del Islam por nuestra ciudad».

Además de su agenda secesionista tradicional, Vlaams Belang («interés flamenco» en inglés) se ha opuesto durante mucho tiempo a la política de inmigración y al multiculturalismo de la UE.

Su popularidad aumentó a raíz de la crisis migratoria que afectó a Europa en 2015, lo que permitió que el partido obtuviera más del 13 por ciento del voto flamenco durante las elecciones locales belgas de 2018.

En 2019, Vlaams Belang obtuvo grandes ganancias en las elecciones nacionales, regionales y europeas celebradas el mismo día, aumentando su número de parlamentarios en el parlamento belga a 18, su mejor resultado en varios años.

Sin embargo, el partido nacionalista ha sido acusado de difundir la xenofobia y de albergar racismo, afirmaciones que niega con vehemencia. A principios de agosto, Vlaams Belang tuvo que despedir a uno de sus propios miembros, luego de que, según los informes, intercambiaron mensajes racistas en un chat de Tinder.

Dewinter también se encontró en medio de una investigación policial en 2014, cuando su sitio web publicó un controvertido juego de PC en el que un usuario podía aplastar a los políticos proeuropeos Elio Di Rupo y Guy Verhofstadt, así como a musulmanes y mezquitas, retratados como moscas .

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;