Moscú y Pekín están trabajando en una nueva forma de reducir su dependencia del billete verde, ya que Rusia planea emitir su primer bono denominado en yuanes, que puede ayudarlos a evitar los aranceles y sanciones de Estados Unidos.

Se espera que los bonos en yuanes se emitan a fines de año o principios del año próximo, marcando la primera vez que Rusia emite su deuda soberana en la moneda china, oficialmente llamada renminbi. Si bien los dos socios comerciales han estado planeando la mudanza desde 2016, se ha pospuesto varias veces.

Ahora, el panorama político global ha cambiado tanto para Rusia como para China, empujando a las dos naciones a una asociación más estrecha, explicó Anton Bakhtin, estratega de inversiones de Premier BCS, en una entrevista. Dijo que si bien ambos países, al igual que muchos otros actores mundiales, están preocupados por «la hegemonía del dólar», el lanzamiento del bono en yuanes sería un buen medio para resistirlo.

«Es un paso hacia la desdolarización», dijo el analista, y agregó que tomará mucho más tiempo alejarse por completo del dólar. «En segundo lugar, es un puente adicional entre nosotros y los inversores chinos».

A medida que aumentan las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, Washington puede utilizar la dependencia del dólar de otras economías como palanca. Es por eso que China está buscando instrumentos financieros adicionales, según Bakhtin.

Rusia no se ha librado de las sanciones de Estados Unidos. Las restricciones que entraron en vigencia en agosto prohíben a los bancos estadounidenses ciertos tipos de participación en el mercado de deuda soberana rusa, entre otras medidas.

Si bien Moscú tiene actualmente suficientes inversores extranjeros listos para comprar bonos del gobierno, todavía está interesado en ampliar su lista de acreedores extranjeros. Como los inversores chinos no compran los bonos denominados en rublos de Rusia, el lanzamiento de los bonos en yuanes les daría la oportunidad de invertir en deuda estatal rusa.

Sin embargo, el nuevo bono en la moneda china no cambiará nada a corto plazo, sino que tendrá un impacto a largo plazo, ya que «sienta las bases» para futuras inversiones, enfatizó el analista.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;