El «líder» de la protesta de Hong Kong, Joshua Wong, asistió a la fiesta Bild 100 en Alemania.

Durante su visita, conoció a algunas personas controvertidas, como el jefe de los «Cascos Blancos», Raed Al Saleh, el Alcalde de Kiev, Vitali Klitschko y Mina Ahadi (la principal fundadora del Consejo Central Alemán de Ex-Musulmanes).

Esencialmente, la foto presenta una buena descripción de las caras recientes de la revolución del color, de Siria, Ucrania e Irán.

Durante su visita, Wong también instó a Alemania a dejar de suministrar armas antidisturbios a la policía de Hong Kong y apoyar a los manifestantes.

Además de reunirse con algunos de los expertos en ataques de bandera falsa y llevar a cabo la agenda de Estados Unidos, se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, que China condenó enérgicamente.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo que China estaba «extremadamente insatisfecha y decididamente opuesta» a que Alemania permitiera la visita de Wong y le permitiera reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores alemán.

“La parte alemana permitió que un separatista de Hong Kong ingresara a su territorio y se involucrara en actividades separatistas contra China allí, y el ministro de Relaciones Exteriores, Maas, se acercó descaradamente a él. La parte china lamenta y se opone firmemente a eso. Presentamos una representación solemne con la parte alemana.

Déjenme enfatizar esto de nuevo. Los asuntos de Hong Kong son enteramente asuntos internos de China. Ningún gobierno, organización o individuo extranjero tiene derecho a interferir. Las palabras, los hechos y los intentos de encubrir a algunas fuerzas occidentales con fines separatistas están condenados al fracaso. Es completamente incorrecto que ciertos medios de comunicación y políticos alemanes hagan un espectáculo político mediante el robo de noticias, lo que demuestra su falta de respeto por la soberanía de China y la interferencia en los asuntos internos de China.

Durante su visita a China la semana pasada, la canciller Merkel expresó su apoyo explícito a «un país, dos sistemas» y la oposición contra la violencia. No podemos evitar hacer esta pregunta: ¿cuál es la intención de la parte alemana de permitir la entrada y las actividades de Joshua Wong en Alemania y su reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores Maas en este momento en particular? Instamos a la parte alemana a cumplir su compromiso y no enviar señales equivocadas a los separatistas radicales en Hong Kong. También instamos al Ministro de Relaciones Exteriores, Maas, a observar el derecho internacional y las normas básicas que rigen las relaciones internacionales, y a contribuir en lugar de socavar las relaciones entre China y Alemania», dijo Hua Chunying.

El embajador alemán en China fue convocado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de China para expresar su protesta.

Wu Ken, del Departamento de Relaciones Públicas del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, confirmó que Beijing había convocado oficialmente al embajador alemán en protesta, un hecho que también fue confirmado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania.

«Lo que sucedió ahora, lamentablemente tengo que decirlo, tendrá consecuencias negativas en las relaciones bilaterales y la parte china tiene que reaccionar», dijo Wu.

Wu afirmó que las fuerzas extranjeras habían participado en las protestas en curso en Hong Kong y reiteró sus llamamientos para que los políticos extranjeros retrocedan, diciendo: «La soberanía y la seguridad de China deben ser respetadas. Por lo tanto, aconsejo a los políticos que no cubran los crímenes violentos y se entrometan en los asuntos internos de Hong Kong y China».

Mientras estaba en Berlín, Joshua Wong hizo la gran declaración al decir que «Hong Kong es el nuevo Berlín en una nueva Guerra Fría». Además, afirmó que era lo único que se interponía entre un «mundo libre» y el «autoritarismo chino».

Antes de volar a Alemania, Joshua Wong estuvo recluido en el aeropuerto internacional de Hong Kong durante 24 horas, ya que su salida del país se consideró una violación de la fianza.

Wong fue arrestado previamente el 30 de agosto por tres cargos de organización, incitación y participación en una manifestación ilegal durante un asedio a la sede de la policía en Wan Chai el 21 de junio.

Incluso antes de este evento, Wong fue visto hablando con algunos funcionarios notables de Estados Unidos como Marco Rubio.

La actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo conoció en el 2015, cuando tenía 18 años.

Y más recientemente, antes de las fotografías de Bild 100, fue visto reuniéndose con la jefa política del Consulado de EE.UU., Julie Eadeh.

Los medios de comunicación chinos e incluso el Ministerio de Relaciones Exteriores afirmaron que esto era evidencia de que Estados Unidos estaba organizando las protestas, lo que se está volviendo cada vez más evidente.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;