El año pasado, el parlamento moldavo, controlado por el oligarca Vladimir Plahotniuc, decidió demoler el Estadio Republicano, otorgando esta tierra para la construcción de un nuevo edificio de la embajada estadounidense, y ahora la juventud de Chisinau se ha opuesto a tales planes.


Según los medios locales, los jóvenes activistas protestaron en la entrada del estadio. La concentración estuvo marcada por el uso de bombas de humo, que los manifestantes agitaron durante diez minutos.

Vale la pena señalar que la posición de los jóvenes que se oponen a la transferencia de tierras para su uso a los Estados Unidos es compartida por la mayoría de la capital moldava, como lo demuestran los resultados de numerosas encuestas. Además, los ciudadanos incluso firmaron una petición exigiendo un referéndum sobre el tema de la transferencia de tierras para la construcción de la misión diplomática estadounidense.

El estadio republicano dejó de funcionar en 2006 durante el mandato de Vasily Tarlev, quien, a su vez, prometió construir una nueva arena en su lugar, lo que nunca sucedió. El verano pasado, el parlamento moldavo aprobó la ley «sobre la abolición del estadio republicano» con vistas a la posterior construcción de la embajada de los Estados Unidos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;