Por Luis Britto García

UNO DE CADA SEIS VENEZOLANOS

A comienzos de 2018, llegaban a 5.5 millones los militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela. (http://www.psuv.org.ve/?s=inscritos)  Uno de cada seis venezolanos está formalmente inscrito en dicha organización. Si tenemos que cuenta que es un partido de masas, vale decir, de adscripción  más bien libre, que no implica dedicación profesional, deben ser muchos más quienes  se consideran incluidos  sin haber formalizado su ingreso, y muchísimos más quienes votan por ella por simple simpatía.  El PSUV es la principal organización política de la Venezuela contemporánea. Ello implica poderes, pero también responsabilidades y tareas.

DEPURACIÓN PERMANENTE

El Partido Socialista Unido de Venezuela tiene un comienzo bastante original: nace de un intento de depuración. El Movimiento Quinta República (MVR) había llevado al poder al bolivarianismo en 1998, garantizado el triunfo en el referendo sancionatorio de la nueva Constitución y aportado un mayoritario respaldo en las administraciones locales, pero  presentaba las imperfecciones que aquejan a toda obra humana. En un supremo esfuerzo por corregirlas, Hugo  Chávez Frías optó por disolverlo para crear una nueva estructura, el PSUV. Ésta tampoco es inmune a deficiencias: la fórmula para evitar una la disolución por factores externos o internos consiste en la depuración permanente: la vigilancia y  corrección de errores sin la cual no sobreviven organismos biológicos ni políticos. Su falta  sepultó  a los grandes partidos históricos que dominaron durante décadas en Venezuela.

CARÁCTER SOCIALISTA

¿Qué es lo que hay que depurar para perdurar? Todo lo que aleje al PSUV de su espíritu, propósito y razón de ser, declarados por sus fundadores en los Estatutos. Tarea de la militancia es mantener incólume el carácter socialista de la organización, presente en sus documentos fundacionales. No basta para ello  conservar el calificativo de “Socialista”, término invocado en vano por socialdemócratas, socialcristianos y hasta Nacional Socialistas.  El PSUV nace como plena e integralmente socialista. El articulo 2 de sus estatutos proclama que: “El propósito fundamental del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) es la construcción del Socialismo Bolivariano, la lucha antiimperialista, anticapitalista y la consolidación de la democracia bolivariana, participativa y protagónica, mediante el reconocimiento y fortalecimiento del Poder Popular. En su esencia antiimperialista tiene vocación internacionalista y por tanto de unidad y alianza con los pueblos explotados del mundo y sus movimientos populares y progresistas, a fin de acabar con el capitalismo”.

DEBER DE FORMACIÓN IDEOLÓGICA

Declaración más categórica no puede darse, pero en la oración que cierra el artículo citado, todavía se insiste: “Como partido de masas y de cuadros tiene la responsabilidad de formarse y educarse en la historia y en las experiencias humanas, para afrontar con criterio propio la tarea de creación e invención permanente del socialismo”. La formación ideológica no es  adorno ni  saludo a la bandera: es la razón de la militancia. El PSUV no puede tener como lema el “Como vaya viniendo iremos viendo”. Tiene que ver de antemano, para saber dónde ir.

SOCIALISMO CIENTÍFICO

Por si cupieran dudas sobre su verdadera índole, el artículo 3, sobre “Valores y Principios”, reitera que: El partido se constituye como partido socialista, afirma la sociedad socialista como única alternativa para superar el sistema capitalista. Asume como fuentes creadoras los pensamientos y las obras de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora. De igual manera toma los principios del socialismo científico, el cristianismo, la teología de la liberación, todo el pensamiento universal crítico y humanista, la equidad y la igualdad de género y la obligación ética de construir un modelo respetuoso de la vida y de la madre tierra que garantice la sobrevivencia de la humanidad”. No adopta el socialismo como concepción nebulosa o indeterminada: se refiere específicamente  a “los principios del socialismo científico”, como denominaron a su doctrina Karl Marx y Federico Engels.

PARTIDO CLASISTA

Díme a cuál clase convocas, y te diré quién eres. Los populismos son movimientos que utilizan los símbolos de la tradición nacional popular para legitimar un proyecto de colaboración de clases. Se pretenden policlasistas, de hecho terminan como instrumentos de las clases dominantes. Pero  el artículo 4 de los Estatutos define categóricamente a las clases que defiende: “El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como partido revolucionario, representa los intereses del proletariado urbano y rural, del campesinado y los demás sectores sociales explotados, debe organizarse y funcionar conforme a los principios de la democracia socialista (,,,)”. Por definición, no es un partido de la burguesía ni de ninguna otra clase explotadora, nacional ni foránea.

COMPROMISO CON EL ESTUDIO TEÓRICO PRÁCTICO

La adscripción al socialismo no es  declaración decorativa ni saludo a la bandera: en el artículo 10 del texto estatutario se reitera en forma categórica la necesidad de la formación ideológica y del estudio teórico y práctico de los principios del partido: “Artículo 10: Compromiso del y la militante con el estudio teórico y práctico El partido declara como valor fundamental la formación y autoformación socialista, de tal forma se constituirá un Sistema de Formación política e ideológica, la misma deberá ser una de las coordinaciones nacionales dentro de  la estructura funcional y el método organizativo, deberá responder al principio de organización territorial y sectorial del partido. Por lo tanto, se fomentará la formación de todos y todas las militantes del partido en su Doctrina, Estatutos, Principios, Programa y Documentos Oficiales. Priorizando el estudio profundo del Bolivarianismo, nuestra historia, el pensamiento crítico universal y el marxismo como base para el análisis dialéctico de las experiencias humanas, todo esto aunado al trabajo voluntario, garantizando la formación teórica y práctica de cada una y cada uno de las y los militantes. Un militante del PSUV digno de su compromiso debe por tanto dominar y aplicar las categorías del “marxismo como base para el análisis dialéctico de las experiencias humanas”.

TAREAS DEL  PSUV

La básica, es mantener en vigencia el proceso bolivariano socialista. Como coadyuvante para tal fin, servir de maquinaria electoral para obtener victorias dentro de los mecanismos de la democracia protagónica y participativa. Pero una maquinaria electoral sólo es efectiva cuando se mueve sobre un piso real.

El PSUV en alguna forma debe funcionar como mecanismo privilegiado encargado de cursar las aspiraciones y necesidades populares al aparato de gobierno.

Con respecto a éste, debe ejercer un supra control de la honestidad y la eficacia de la gestión administrativa. El Poder Moral se encarga en parte de ejercer esta vigilancia; el PSUV debe ser el principal colaborador con ella. Parte importante de los funcionarios de confianza ejercen sus funciones gracias al apoyo del PSUV. Si no las cumplen, o lucran indebidamente con ellas, el descrédito y la responsabilidad recaen en parte en el aparato partidista.

COLUMNA VERTEBRAL DE LA RESISTENCIA

Sobre el PSUV recae asimismo la responsabilidad de ser la columna vertebral de la resistencia popular ante una posible intervención extranjera. Se han aumentado los cuerpos dej ejército y el número de sus efectivos, se lo ha dotado con sofisticados armamentos de última generación, pero la base de una defensa exitosa es la determinación y la preparación del pueblo.  Venezuela está amenazada de muerte por la primera potencia armamentista del mundo y sus acólitos. Toda su población debería estar recibiendo por lo menos los más elementales rudimentos de la defensa militar, sin excluir  la inscrita o simpatizante de las organizaciones políticas del Polo Patriótico.

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;