La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, denunció hoy las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Venezuela y su impacto en la población de ese país.

En declaraciones a la prensa, llamó la atención sobre las ‘sofocantes’ sanciones de Washington que cada vez afectan más ‘los intereses de los venezolanos de a pie’.

Zajárova subrayó que resulta ‘imposible no reconocer que resultaron los más afectados, aunque el objetivo inicial era otro’.

La vocera de Ministerio de Asuntos Exteriores ruso manifestó además que su país rechaza las amenazas de sanciones de Washington por su cooperación con Venezuela.

‘Nos gustaría pedir una vez más a los representantes oficiales de la Administración estadounidense: no traten de asustarnos con nuevas sanciones como forma de castigo para los operadores económicos rusos por la cooperación con Venezuela’, dijo Zajárova.

Calificó de ‘ilegítimas’ las restricciones con las que amenaza Washington, a la vez que las consideró un ‘instrumento de competencia desleal’ para ‘conseguir ventajas unilaterales’.

El pasado 10 de septiembre, el enviado de la Casa Blanca para Venezuela, Elliott Abrams, amenazó con sanciones a la petrolera estatal rusa Rosneft por trabajar con Caracas.

Rosneft rechazó las acusaciones y advirtió que todas las operaciones de compra del petróleo venezolano a la compañía, así como los suministros de gasolina a Venezuela ‘se realizan en el marco de los contratos prepagados, concertados antes de la imposición de las sanciones’.

Preguntada sobre la suspensión del diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana en el formato de Noruega, Zajárova manifestó que su país confía en que esta decisión sea temporal.

Comentó que son evidentes los continuos intentos de Estados Unidos de desestabilizar a Venezuela. ‘No es por casualidad que haya aplicado toda su influencia para provocar la suspensión, que según esperamos sea temporal, del proceso de negociaciones del llamado formato de Noruega’, dijo.

La diplomática advirtió también que la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para abordar la crisis de Venezuela podría entrañar consecuencias graves para la región.

El TIAR, nunca aplicado desde su firma en 1947, contempla opciones que incluyen negociaciones diplomáticas, ruptura de relaciones diplomáticas, suspensión de acuerdos económicos y de transporte, cancelación de comunicaciones radioeléctricas y radiofónicas, e incluso una intervención militar.

Zajárova subrayó que Moscú considera ‘peligrosas las perspectivas de semejante desarrollo de acontecimientos para la seguridad regional y la estabilidad de América del Sur’.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;