El Kremlin ha denunciado los llamamientos del presidente ucraniano Vladimir Zelensky para que Occidente continúe imponiendo sanciones contra Rusia.

«No hemos recibido con agrado [la declaración de Zelensky]. Todos sabemos que hay un conjunto de puntos de discusión, tal vez se hayan vuelto triviales por ahora, sin embargo, estos puntos de conversación han demostrado ser correctos muchas veces«, dijo el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. «Las sanciones son un arma de doble filo, no benefician a nadie, no ayudan a resolver el problema, violan el derecho internacional, desdibujan las líneas del derecho internacional y, en general, tampoco no aportan bien a los países contra los cuales se introducen ni a los países que las introducen».

«Las declaraciones que escuchamos de Kiev sobre el desarrollo de una hoja de ruta para cumplir con las obligaciones de la parte ucraniana en la implementación de los Acuerdos de Minsk nos parecen mucho más atractivas», señaló Peskov. «Estas palabras, estos informes son más atractivos para nosotros que los mencionados [sobre las sanciones]», dijo el portavoz.

Anteriormente, durante la Conferencia de Estrategia Europea de Yalta en Kiev, Zelensky instó a Occidente a continuar su política de sanciones contra Rusia, calificando las sanciones de «un impuesto para la paz».

Estados Unidos y la UE impusieron sanciones por primera vez contra Rusia en marzo de 2014 después de que Crimea se reuniera con Rusia. La primera ola de sanciones individuales incluyó a varios funcionarios de Crimea y ciudadanos rusos que, según Occidente, estuvieron involucrados en los eventos en Crimea. Estas sanciones se han ampliado varias veces desde entonces, con Occidente citando la influencia de Rusia en el Donbass. Las restricciones adicionales cubrieron los sectores bancario e industrial de la economía rusa. Los representantes de los EE.UU. y la UE declararon varias veces que si se cumplen los Acuerdos de Minsk, se levantarán las sanciones contra Rusia en relación con los acontecimientos en el Donbass. Las sanciones sobre Crimea seguirán vigentes.

Intercambio de prisioneros Rusia-Ucrania

El portavoz presidencial ruso, Dimitri Peskov, no ha descartado que Rusia y Ucrania puedan llevar a cabo otro intercambio de personas bajo custodia mutua, pero advirtió que los preparativos para tal evento requerirán mucho tiempo y esfuerzo. «Este [nuevo intercambio] requerirá el inicio de otro proceso, un intercambio de opinión y un trabajo muy escrupuloso y que lleve mucho tiempo», dijo Peskov a los medios. “Nadie descarta la posibilidad y la conveniencia de este proceso a priori. Es un tema de contactos bilaterales”, agregó.

El presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, dijo el viernes que Kiev estaba trabajando en listas para otro intercambio de prisioneros con Rusia.

Moscú y Kiev el 7 de septiembre intercambiaron 35 personas detenidas por 35. Los preparativos para el intercambio se intensificaron después de la victoria de Zelensky en las elecciones presidenciales. La fase activa de las conversaciones y los procedimientos legales comenzaron hace varias semanas. El 5 de septiembre, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que habría un intercambio a gran escala y que podría servir un paso hacia la normalización de las relaciones bilaterales.

Entrega de buques detenidos en el estrecho de Kerch

En el curso de las negociaciones de intercambio de prisioneros, Rusia y Ucrania no han discutido la entrega de los barcos ucranianos detenidos en el estrecho de Kerch, dijo el viernes el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov. «No, no hemos discutido este tema», dijo, y agregó que no está listo para especificar las condiciones que Rusia presenta para entregar los barcos a Ucrania.

«No estoy listo para discutir este tema con ustedes ahora. Parece que este tema debería plantearse en el marco de los contactos entre Moscú y Kiev», dijo el portavoz del Kremlin. «Cuando se plantee el problema, lo discutiremos».

El 25 de noviembre del 2018, tres buques de guerra ucranianos, en ruta desde Odessa a Mariupol, cruzaron ilegalmente la frontera estatal marítima de Rusia, ingresaron a las aguas territoriales de Rusia en el estrecho de Kerch y comenzaron a realizar maniobras peligrosas. A pesar de las repetidas advertencias y demandas de detenerse, los buques ucranianos continuaron su camino, obligando a Rusia a usar armas. Los tres barcos ucranianos fueron detenidos en el Mar Negro, junto con 24 marineros ucranianos.

El 7 de septiembre, Moscú y Kiev llevaron a cabo un intercambio de detenidos «35 por 35», que incluyó a los 24 marineros ucranianos detenidos en el estrecho de Kerch.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;