Según el mayor general, Alexey Bakin, citando a los refugiados, una cantidad significativa de carga entregada anteriormente por las Naciones Unidas y la Media Luna Roja Árabe Siria al campamento de Al-Rukban ha sido tomada por los extremistas y trasladada a una base del Kuwat Shahid Ahmad al-Abdo de estos, ubicado al norte del campo.

«El 11 de septiembre, los extremistas abrieron fuego con armas de infantería en un mercado en Al Rukban para dispersar a los civiles que exigían comida», dijo Bakin en una sesión informativa.

El campamento de Al-Rukban alberga a unas 25.000 personas en condiciones descritas por la Organización Mundial de la Salud como «deplorables»: falta de alimentos, acceso a atención médica y servicios básicos.

El campamento está ubicado en la zona controlada por los Estados Unidos alrededor de su base militar no autorizada en Al-Tanf, lo que dificulta el acceso de los trabajadores humanitarios al área.

En agosto, el Representante Permanente Adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas, Dimitri Polyanskiy, dijo que más de 17.000 civiles ya habían abandonado el campamento con la ayuda de Moscú y Damasco.

El gobierno sirio y el centro de reconciliación ruso han estado ayudando a quienes desean abandonar el campo. Los gobiernos de Rusia y Siria han tratado repetidamente de llamar la atención del mundo sobre las terribles condiciones en que viven los refugiados en el campamento y la reticencia de los Estados Unidos a dejarlos salir de las instalaciones.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha dicho que Washington no impide que nadie salga del campamento de Al-Rukban.

Fuente

Etiquetas: ; ;