El presidente de Bolivia, Evo Morales, rechazó hoy los actos violentos ocurridos en Santa Cruz contra casas de la campaña electoral del Movimiento Al Socialismo (MAS), hechos que calificó como una conspiración contra la democracia.

Grupos pertenecientes a la Unión Juvenil Cruceñista y otras agrupaciones vinculadas al Comité Cívico Pro Santa Cruz destrozaron la víspera esa instalación del MAS y agredieron a militantes y población que se encontraba en el lugar, con un saldo de ocho heridos y al menos 30 detenidos.

‘Esto es una conspiración a la democracia y, sobre todo, una conspiración a los actores defensores de la democracia que son los movimientos sociales. No se presten a este juego, eso no dura, eso el pueblo no soporta, con cierto fascismo, racismo (…). Rechazamos y no aceptamos esa forma de hacer política’ enfatizó Morales en un acto público en Cochabamba.

Exhortó a la población a no entrar en ese juego violento que solo busca desestabilizar la democracia construida en los últimos años.

A juicio del mandatario boliviano, a nivel nacional e internacional las agresiones violentas de la derecha en el país quieren desesperadamente evitar el triunfo del pueblo en las elecciones generales de octubre próximo.

En ese sentido, convocó a observadores internacionales, incluso de Estados Unidos, a realizar el seguimiento correspondiente al proceso electoral en la nación andino amazónica porque se advierte un intento de convulsionar el país y generar muertos para culpar al Gobierno nacional.

‘Ahora es cuando los sectores sociales se preparan para garantizar la democracia y el desarrollo de Bolivia’, concluyó el jefe de Estado.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;