Las armas adquiridas por los Estados Unidos terminaron en manos de los terroristas del ISIS en Yemen, dice una investigación de Dilyana Gaytandzhieva. La investigación se basa en documentos internos de dos empresas serbias, que recibió de fuentes anónimas.

La siguiente parte de la investigación incluye pasaportes escaneados de traficantes de armas de EE.UU., Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, así como funcionarios del gobierno que exponen a los responsables del suministro de armas compradas por los EE.UU., producidas en Serbia y entregadas a combatientes del ISIS en Yemen.

En la parte inicial del informe de investigación, Dilyana recuerda lo que descubrió en el anterior: proyectiles de mortero de 82 mm M74HE KV lote 04/18, que aparecieron en videos de propaganda del ISIS en Yemen.

Rastreó los documentos y concluyó que las dos letras KV significan que esas granadas de mortero fueron fabricadas por la fábrica de armas serbia Krusik (K significa Krusik y V — Valjevo, la ciudad donde se encuentra la fábrica). Fueron producidos en el 2018.

Luego, la compra fue rastreada a la empresa estadounidense Alliant Techsystems LLC (una subsidiaria de propiedad total de ATK Orbital, EE.UU.) en nombre del gobierno de los EE.UU. El ejército afgano era el usuario final y las armas debían ser entregadas a un depósito de armas en Kabul, pero de alguna manera aparecieron en manos de los terroristas del  ISIS.

La compañía serbia que exportó las granadas de mortero se llama GIM, una compañía privada, representada por el padre del ministro del interior serbio, Nebojsa Stefanivic, Branko Stefanovic. Además, Nebojsa Stefanivic también es viceprimer ministro de Serbia.

GIM firmó cuatro contratos con Arabia Saudita para la entrega de 517.000 piezas. de proyectiles de mortero de Krusik (un contrato, en el 2016, y tres contratos, en el 2018, respectivamente).

Las compañías del lado del Reino saudí son dos compañías: Rinad Al Jazira, Saudi Arabia y Larkmont Holdings LTD, registradas en las Islas Vírgenes Británicas, una compañía offshore. El usuario final es el Ministerio de Defensa de Arabia Saudita.

Una carta de GIM fechada el 27 de abril del 2017 a Krusik enumera los nombres de tres representantes de GIM y tres empleados de Raniad Al Jazira que visitaron la fábrica de armas para inspeccionar y aceptar las armas ordenadas.

En los nombres de GIM está Branko Stefanovic, el padre del mencionado viceprimer ministro.

Los tres representantes sauditas enumerados fueron Muhammad Abdulkareem Alhassan (ciudadano saudí), Chadi Chaarani (ciudadano libanés con pasaporte canadiense) y Zeid Haidar Abdel Rahman Madi (ciudadano jordano).

Para las ventas a Larkmont Holdings LTD, la compañía offshore, se proporcionan pruebas a través de correos electrónicos filtrados, que muestran que Kusik vendió las armas al Ministerio de Defensa de Arabia Saudita.

“No hay información sobre el propietario de Larkmont Holdings LTD de las Islas Vírgenes Británicas. Sin embargo, los enlaces indirectos sugieren propiedad saudita. Según el Registro de Comercio de Chipre, la compañía offshore es accionista de una compañía local, Milvards Limited, junto con un ciudadano saudita, Yousef Alotaibi. La compañía brinda servicios de seguridad, mercadería en general y más”.

Además, parece haber evidencia de corrupción, ya que las armas se compraron a un precio muy inferior al que revelan los documentos internos de la empresa estatal serbia Kusik.

La compañía GIM, representada por el padre del viceprimer ministro serbio, compró las armas que terminaron en manos del ISIS a un precio mucho más bajo.

Los documentos filtrados muestran que el fabricante estatal de armas Krusik ha sido estafado de cientos de miles de dólares intencionalmente en beneficio de la compañía privada de armas GIM.

Luego, el transporte de las armas se remonta a una compañía familiar: Silk Way Airlines. En este caso, las armas fueron transportadas por vuelos de la compañía o por mar desde el puerto de Burgas, Bulgaria, hasta Jeddah en el Reino.

El Ministerio del Interior de Arabia Saudita encargó a contratistas privados de EE.UU. y EAU (todos ellos ciudadanos de EE.UU.) que compraran y transportaran las armas producidas en Serbia.

Según los documentos filtrados, a los contratistas privados de los EE.UU. y los Emiratos Árabes Unidos se les encargó la entrega de 20.000 piezas. de cohetes Grad desde Serbia a Arabia Saudita en 2017, 2018 y 2019.

Es de destacar que el ejército saudita no utiliza cohetes Grad y que no hay ningún usuario final en la lista de documentos.

En el 2016, la compañía serbia Krupnik firmó un contrato de $ 69.72 millones con el fabricante de armas Krusik para la entrega de 20.000 piezas. de cohetes Grad de 122 mm a Arabia Saudita.

Los contratistas no fueron mencionados en el contrato, pero las letras filtradas revelaron sus nombres, también se reveló que los cohetes Grad y los proyectiles de mortero (algunos de ellos contenían fósforo) fueron tomados de la fábrica por ellos.

El 17 de abril de 2017, representantes del exportador serbio Krupnik visitaron la fábrica de armas para la inspección final de las armas ordenadas junto con una delegación de nueve extranjeros: dos sauditas del Ministerio de Defensa de Arabia Saudita, dos estadounidenses de Heptagon Global Trading, de los Emiratos Árabes, un ciudadano estadounidense de Armytrans Ltd., de EE.UU., un estadounidense de Tradewinds Logistics Group, de EE.UU., un búlgaro y dos rumanos, también de Tradewinds Logistics Group, de EE.UU.

Estas personas fueron identificadas por sus pasaportes filtrados.

En diciembre del 2018, las mismas personas visitaron una vez más, junto con otros cuatro funcionarios sauditas del Ministerio de Defensa.

Según los documentos filtrados, los contratistas estadounidenses transportaron 11.000 piezas. de cohetes serbios Grad en el 2017 y 2018, y 9.000 piezas. de cohetes Grad en el 2019. Las armas fueron exportadas en camión desde Serbia al puerto de Burgas en Bulgaria desde donde fueron reexportadas por mar a Jeddah en Arabia Saudita.

Como se ve en los documentos, y respaldado por un video, 2.000 piezas. de los cohetes serbios Grad de Krusik se exportaron desde Burgas a Jeddah el 16 de julio del 2019 en el buque de carga general Jork, navegando bajo la bandera de Antigua Barbuda.

En total, Arabia Saudita ha comprado un total de 1.286,462 piezas. de municiones de la fábrica de armas serbia Krusik desde el 2017.

Estas revelaciones siguen siendo una pequeña parte de la amplia investigación. Se revelaron las identidades de muchos de los que participaron en operaciones a gran escala, y arroja mucha luz sobre cómo funciona realmente la «guerra contra el terrorismo», detrás de escena.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;