Hace 80 años, el 17 de septiembre de 1939, el Ejército Rojo cruzó la frontera de la antigua Polonia y tomó el control de las tierras de Bielorrusia y Ucrania Occidental, y un mes y medio después, las Asambleas Populares de Ucrania Occidental y Bielorrusia Occidental apelaron al liderazgo de la URSS con una solicitud para unirse con la República Socialista Soviética  de Ucrania y la República Socialista Soviética de Bielorrusia respectivamente.

¿Quién no nos culpa ahora por esto?. Algunos dicen que la Unión Soviética actuó como un aliado de Hitler, otros, principalmente en Polonia, que el Ejército Rojo apuñaló por la espalda y traicionó a Polonia.

Vamos a resolverlo.

-Para el 17 de septiembre de 1939 no existía ya el estado de Polonia.

El gobierno huyó. La población del este de Polonia, poblada principalmente por ucranianos y bielorrusos, se quedó sin gobierno estatal.

-El Ejército Rojo ocupó las tierras habitadas por no polacos. Estas tierras se traspasaron a Polonia como resultado de la guerra soviético-polaca de 1920. Incluso antes, formaban parte del Imperio ruso, al igual que la propia Polonia. Antes de eso, estaban en Polonia (Estado Libre Asociado Polaco-Lituano-el estado unido de Polonia y el Gran Ducado de Lituania). Incluso antes, como parte del Gran Ducado de Lituania, Rusia y Zhemoyutsky. Bueno, e incluso antes, como parte del viejo estado ruso. La mayoría de estas tierras ingresaron al Imperio ruso a fines del siglo XVIII como resultado de la división de Polonia entre Rusia, Austria y Prusia y las políticas mediocres del liderazgo polaco.

-Antes de la invasión de Polonia por la Alemania nazi, Polonia no era nuestro amigo, ni aliado. Era un enemigo. Polonia gritó más fuerte que Hitler y Churchill sobre el odio hacia la Unión Soviética, el comunismo y el pueblo ruso. Por lo tanto, no se puede hablar de ninguna traición. El liderazgo soviético no le prometió ni le garantizó nada. La URSS recuperó lo que pertenecía desde tiempos inmemoriales a la civilización rusa. Y a pedido oficial de los habitantes de estos territorios.

-La antigua capital del Gran Ducado de Lituania, Rusia y Zhemoytsky, y después centro de la provincia de Vilna del Imperio ruso, la ciudad de Vilna, el Ejército Rojo luego la transfirió a la entonces independiente Lituania. ¿Para qué carajo? Los lituanos inmediatamente lo renombraron Vilnius y lo convirtieron en la capital de su país. Aunque había muy pocos lituanos allí. La pregunta es, ¿por qué los polacos no tienen quejas contra Lituania y no hablan de una cuchilla por la espalda?

-Ni Gran Bretaña ni Francia condenaron las acciones de la URSS. Después de la invasión de Polonia por Alemania, ellos declararon la guerra a Alemania, y a la Unión Soviética no le declararon la guerra, ni sanciones. Un poco más tarde, cuando comienza la guerra soviético-finlandesa, los así llamados países «democráticos» catalogaron a la Unión Soviética como un «agresor» y le declararon un embargo moral. El embargo moral, por supuesto, es un embargo puramente formal, pero esto no se anunció para la «invasión» de Polonia.

Por lo tanto, en dos días, la URSS mostró al mundo entero que se había vuelto más fuerte, que teníamos que ser tomados en cuenta y que las bromas con nosotros eran malas y podían terminar mal para el agresor, pero defenderíamos a esos amigos que eran más débiles. El 16 de septiembre, se firmó una tregua con Japón. Japón recibió un buen golpe en la cara por invadir a nuestra amiga Mongolia, y el 17 de septiembre, el Ejército Rojo tomó bajo protección a los ucranianos y bielorrusos, quienes, por voluntad del destino, terminaron en la Polonia enemiga, y  que ya para entonces colapsó.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;