Un ciudadano de la República Checa se encadenó al monumento del Mariscal Soviético Iván Kónev en Praga en protesta por la decisión de las autoridades municipales de trasladarlo a un lugar diferente.

«La controversia en torno al monumento a Kónev, causada por la decisión de las autoridades municipales del Distrito 6 de Praga, me afecta personalmente», dijo el activista civil a los periodistas. «Mi abuelo peleó en la Segunda Guerra Mundial, por eso este asunto es definitivamente de mi incumbencia».

El hombre, que llegó a la capital desde el norte del país, dijo que sus puntos de vista «no eran ni pro rusos ni estadounidenses».

El Partido Comunista de Bohemia y Moravia, cuyo apoyo en el parlamento es importante para el gobierno del país, instó ayer lunes al gabinete a obstaculizar los planes para reubicar el monumento.

Planes de reubicación del monumento

El consejo municipal del distrito municipal de Praga-6 votó el jueves para reubicar el monumento a Kónev y crear un Memorial de Liberación de Praga. El municipio aún debe seleccionar un sitio donde se trasladará el monumento al Mariscal Kónev.

El viernes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia expresó su indignación por la decisión de reubicar el monumento y advirtió que ese paso no se mantendría sin represalias.

«La decisión tomada a nivel municipal es capaz de convertirse en un gran irritante en las relaciones bilaterales y eclipsar su clima y ciertamente no se quedará sin represalias. Esperamos que los iniciadores del movimiento sin precedentes cambien de opinión y se den cuenta de todas las consecuencias de esta indignación», dijo el ministerio.

El monumento se colocó en Praga en 1980 con motivo del 35° aniversario de la liberación de la ciudad por las fuerzas del Ejército Rojo bajo el mando del Mariscal Kónev. El monumento es propiedad de las autoridades municipales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ; ;