Los grupos terroristas anti-sirios en la gobernación de Idlib, en el norte de Siria, no dejan salir a los locales a los territorios controlados por el gobierno. El puesto de control de Abu al-Duhur para la evacuación de la población civil y los rebeldes que desean dejar las armas, que abrió hace unos días después de un largo descanso, está vacío, dijo el general de brigada del ejército sirio Nabil Abdullah, responsable de organizar el corredor humanitario.

«Según el servicio de inteligencia, un gran número de personas quiere abandonar esta área, pero los grupos terroristas ubicados en Idlib están obstaculizando el funcionamiento del corredor humanitario. Las carreteras que conducen al puesto de control han sido bloqueadas y se les prohíbe a las personas abandonar el área bajo la amenaza de ser fusilado. De hecho, los extremistas se esconden detrás de los civiles, usándolos como escudos humanos», dijo el general sirio.

El puesto de control de Abu al-Duhur se abrió el 13 de septiembre después de un largo descanso; había funcionado desde marzo hasta diciembre del 2018. En ese momento, los ancianos de la aldea actuaban como intermediarios. La reapertura se llevó a cabo por iniciativa del Centro de Reconciliación de Rusia para las partes en conflicto, en estrecha cooperación con los funcionarios de Damasco.

«El puesto de control está completamente listo para operar. Nuestros médicos del ejército establecieron una estación médica allí. También se proporcionaron autobuses para transportar a los desplazados internos a sus lugares de residencia. Además, el Centro tiene más de 3 toneladas de ayuda humanitaria preparada para las personas en apuros», dijo a periodistas Andrey Kharlamov, representante del Centro. Dijo que se llegó a un acuerdo para renovar la operación del corredor, pero en el último minuto, los extremistas se negaron a dejar salir a los civiles.

Fuente

Etiquetas: ; ;