Las crecientes tensiones comerciales entre Corea del Sur y Japón podrían perturbar las industrias tecnológicas de alta gama a escala mundial, dice el director ejecutivo del fondo soberano de Corea del Sur.

Corea del Sur degradó las relaciones comerciales con Japón el miércoles y lo eliminó de la lista de socios preferidos que reciben aprobaciones aceleradas en respuesta contra la decisión de Tokio el mes pasado de eliminar a Seúl de su propia lista preferencial de socios comerciales de confianza.

Si continúa durante mucho tiempo, el conflicto podría tener un gran impacto «porque podría interrumpir (la) cadena de valor global, especialmente en el sector de alta tecnología», dijo Heenam Choi, presidente y ejecutivo de Korea Investment Corporation.

Los productos de alta tecnología que ambos países compran entre sí incluyen equipos electrónicos, partes como circuitos integrados y diversos materiales utilizados para producir computadoras, teléfonos inteligentes y automóviles y representan una parte importante de la cadena de productos global de alto valor.

Las tensiones entre los antiguos rivales se intensificaron en julio cuando Japón anunció restricciones más estrictas a las exportaciones de tres materiales cruciales de alta tecnología utilizados por las compañías tecnológicas de Corea del Sur, lo que llevó a Seúl a presentar una queja ante la Organización Mundial del Comercio. No hay un razonamiento oficial detrás de las acciones de Japón contra Corea del Sur, sin embargo, los informes de los medios han sugerido que las decisiones de Tokio podrían ser en represalia contra su disputa en curso sobre el trabajo forzado durante la Segunda Guerra Mundial. En medio de las llamadas para boicotear a Japón, las ventas de productos japoneses en Corea del Sur, desde automóviles hasta ropa y cerveza, se han desplomado. Los medios locales de Corea del Sur también informaron que los legisladores propusieron un proyecto de ley para revisar la Ley de la Corporación de Inversión de Corea para evitar que el fondo soberano invierta en empresas japonesas involucradas en trabajo esclavo en tiempos de guerra.

Choi, sin embargo, enfatizó que una nota de mayor preocupación para el fondo de riqueza soberana es la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Choi dijo a CNBC que si bien puede que no sea fácil para los Estados Unidos y China alcanzar un consenso inmediato en la guerra comercial, existe un «fuerte incentivo» para que lleguen a algún tipo de acuerdo, o es muy probable que la guerra termine en una situación de «que todos pueden salir perdiendo».

“Van a hacer un compromiso en algunas áreas. Sobre la tensión comercial, a pesar de que parece feo, pero ya estoy un poco optimista al respecto».

Por el contrario, Choi dijo que las perspectivas para algún tipo de resolución entre Japón y Corea del Sur parecían menos seguras ya que la disputa apenas ha comenzado. Ambos países juegan un «papel muy importante en (la) cadena de suministro global», y ninguno de ellos quiere interrumpir eso, explicó Choi.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;