Según un informe de la revista Foreign Policy, la administración Carter estaba preocupada de que la prueba nuclear de Tel Aviv pudiera poner en peligro los Acuerdos de Camp David para negociar un acuerdo de paz entre Egipto e Israel, así como el progreso realizado entre Washington y Moscú en la firma de un importante Pacto de control de armas.

El 22 de septiembre de 1979, un satélite de vigilancia Vela de los Estados Unidos que monitoreaba el Atlántico Sur detectó una señal de «doble destello» tradicionalmente característica de una explosión nuclear, lo que llevó a la Casa Blanca de Carter a celebrar una reunión de emergencia para averiguar qué había sucedido y quién era el responsable. . Los principales sospechosos en ese momento fueron nombrados casi de inmediato como Israel y Sudáfrica, y se especuló ampliamente que tenían programas nucleares clandestinos.

Crucialmente, ambos países fueron parte del Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares Parciales, con el evento del 22 de septiembre de una posible violación tanto del PNTBT como de las medidas relevantes de no proliferación de los EE. UU., Respaldado con la amenaza de sanciones y el fin de cualquier ayuda con armas para los estados infractores .

Pero el culpable nunca fue encontrado, y el incidente se desvaneció en la historia.

Ahora, 40 años después, la revista Foreign Policy ha realizado una investigación exhaustiva con documentos desclasificados, el testimonio de ex funcionarios y análisis científicos y académicos, concluyendo que la evidencia apunta decisivamente a los israelíes.

«Indicación de una explosión nuclear»
El 22 de septiembre de 1979, el presidente Jimmy Carter escribió en su diario: «Había una indicación de una explosión nuclear en la región de Sudáfrica, ya sea Sudáfrica, Israel usando un barco en el mar o nada».

Los estudios de la zona cero, las Islas del Príncipe Eduardo, situadas a unas 1.600 millas (1.600 km) al sureste de Sudáfrica, obtuvieron una leve evidencia de lluvia radiactiva, incluido el yodo radiactivo-131, que luego se encontró en las tiroides de las ovejas en el oeste de Australia, como así como datos hidroacústicos del Laboratorio de Investigación Naval de los EE. UU. que indican que, de hecho, se produjo una explosión nuclear.

Sin embargo, en lugar de hacer pública la investigación, la administración Carter decidió minimizar el incidente, con la Casa Blanca trabajando en una estrategia de relaciones públicas para descartar los datos del satélite y enturbiar las aguas para crear incertidumbre. En mayo de 1980, el panel de asesores científicos de Carter, que se reunió tres veces para discutir el evento, concluyó que era su opinión científica «que la señal del 22 de septiembre probablemente no era de una explosión nuclear». Además, a mediados de 1980, el White House clasificó el informe de 300 páginas del Laboratorio de Investigación Naval sobre el evento.

A pesar de la posición oficial, el 27 de febrero de 1980, Carter escribió en su diario que «creemos cada vez más entre nuestros científicos que los israelíes realizaron una explosión de prueba nuclear en el océano cerca del extremo sur de África».

Israel nunca ha confirmado ni admitido abiertamente que realizó la prueba de 1979, y tampoco ha comentado sobre la historia de la Política Exterior.

Presiones electorales
Según FP, varios factores pueden haber llevado al presidente Carter a encubrir la prueba, entre ellos su intento de reelección en 1980, presumiblemente amenazando con sacudir la confianza del público en sus esfuerzos de control de armas nucleares y de no proliferación, incluido el Integral Tratado de prohibición de pruebas nucleares con la URSS, y un corte en la ayuda a Pakistán por los esfuerzos de ese país para adquirir tecnología nuclear.

También se creía que culpar a Israel y retirar el apoyo de los Estados Unidos probablemente presionaría los Acuerdos de Paz de Camp David entre Egipto e Israel, firmados en 1978, y conduciría a una disminución del apoyo al presidente del electorado pro-israelí en casa , señaló la revista.

Gran oferta sigue clasificada
Avner Cohen, profesor y miembro del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales y coautor del informe de FP, le dijo a Haaretz que 40 años después del hecho, el «consenso científico e histórico» es que «fue una prueba nuclear y que tenía que ser israelí «, y que de hecho se produjo un encubrimiento, ya sea que Carter lo haya aceptado formalmente o no. Sin embargo, incluso ahora, señaló Cohen, a pesar del paso de 40 años, «una gran cantidad de material permanece clasificado y solo se ha publicado muy poco».

Ambigüedad nuclear
Se cree que Israel comenzó la fabricación a gran escala de armas nucleares después de la Guerra Árabe Israelí de 1967, y hasta el día de hoy se cree que es el único estado en el Medio Oriente que posee armas nucleares. Se estima que el país tiene entre 80 y 400 ojivas nucleares en su arsenal, que se pueden entregar por avión, misiles de crucero lanzados por submarinos y el misil balístico intercontinental Jericho III. Sin embargo, la política oficial de Tel Aviv no es confirmar ni negar su condición de potencia nuclear.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;