El 25 de septiembre, Estados Unidos impuso medidas restrictivas contra cinco ciudadanos chinos y seis entidades por su presunto papel en ayudar a Irán a eludir las sanciones estadounidenses.

Beijing criticó el jueves las recientes sanciones estadounidenses introducidas contra una serie de ciudadanos y entidades chinas, calificando la medida de «una violación grave».

«A pesar de los derechos e intereses legítimos de todas las partes, Estados Unidos ejerció un castigo desenfrenado de sanciones, lo que constituye una grave violación de las normas básicas de las relaciones internacionales», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, en una conferencia de prensa.

Las medidas restrictivas recientemente introducidas apuntan a China Concord Petroleum Company, junto con embarcaciones y compañías que supuestamente ayudaron a exportar petróleo iraní en violación de las sanciones de Estados Unidos.

La medida se produjo en medio de una nueva escalada de tensiones en el Medio Oriente después de que las instalaciones petroleras de Arabia Saudita fueran atacadas por drones el 14 de septiembre.

Aunque los hutíes yemeníes se atribuyeron la responsabilidad del ataque, varios países, incluidos Estados Unidos, Arabia Saudita, Alemania y el Reino Unido, acusaron a Irán de estar detrás del ataque, mientras que este último negó todas las acusaciones.

Después del incidente, Estados Unidos impuso nuevas sanciones contra Teherán, apuntando al Banco Central de Irán, el Fondo Nacional de Desarrollo de Irán y Etemad Tejarate Pars Co, una compañía que, según Estados Unidos, se utilizó para ocultar transferencias financieras para compras militares iraníes.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;