Julián Assange, quien estuvo refugiado durante siete años en la embajada ecuatoriana en Londres después de ser acusado de obtener y revelar secretos de la defensa nacional de los EE.UU. en su plataforma de denuncia de irregularidades, se encuentra recluido en una prisión británica después de su arresto en abril de 2019.

El padre biológico de Julián Assange, John Shipton, dijo que el tratamiento del fundador de WikiLeaks en la prisión de Belmarsh en Londres podría describirse como «sórdido e histérico», ya que se lo mantiene en confinamiento solitario por hasta 23 horas al día, según la entrevista de Shipton con el Press Association, según lo citado por INews.

Shipton insistió en que era «extraordinario» ver a su hijo retenido bajo condiciones inhumanas de prisión, con un deterioro rápido de su salud.

“Visité por última vez a Julián en agosto: estaba un poco tembloroso y sufría ansiedad. Ha perdido mucho peso. Es muy angustiante y la intensidad de su tratamiento ha aumentado durante el año pasado”, dijo Shipton a la prensa.

«Está siendo sometido a todo tipo de tormento», agregó.

El editor en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, dijo previamente a los medios que las autoridades del Reino Unido mantenían a Assange en condiciones peores que las de los terroristas acusados ​​y le impedían preparar su caso contra la extradición de Estados Unidos.

El relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, también condenó el tratamiento de Assange dentro de la cárcel, luego de su visita al fundador de WikiLeaks en mayo.

«El Sr. Assange ha estado expuesto deliberadamente, durante varios años, a formas progresivamente severas de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, cuyos efectos acumulativos solo pueden describirse como tortura psicológica», dijo Melzer.

El sábado, el padre de Assange, Shipton, aceptó el Premio Gavin MacFadyen fuera de la prisión de Belmarsh en nombre de su hijo, y el organismo premiador describió al fundador de WikiLeaks como un «valiente narrador de la verdad».

Julián Assange fue sentenciado por violar las condiciones de la libertad bajo fianza y se suponía que debía ser puesto en libertad el 22 de septiembre, pero permanece en prisión debido a la creencia «sustancial» de la jueza de distrito Vanessa Baraitser de que podría «fugarse nuevamente» al ser liberado.

El fundador de WikiLeaks, que publicó una gran cantidad de documentos clasificados en rl 2010, ahora enfrenta una audiencia de extradición en Estados Unidos en febrero del 2020, donde podría ser sentenciado a hasta 175 años con base en 18 cargos, incluida la divulgación de secretos nacionales.

Fuente

Etiquetas: ; ;