El concepto ruso de garantizar la paz y la cooperación en el Golfo Pérsico está ganando cada vez más apoyo en la región, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, a los periodistas en el marco de la 74° Asamblea General de la ONU.

«El hecho de que más y más naciones del Golfo Pérsico, incluyendo naturalmente a los países árabes, comiencen a pensar en formas de reducir la situación, atestigua el hecho de que las ideas que promovemos obtendrán apoyo en tal o cual forma», dijo Lavrov durante una conferencia de prensa dedicada a los resultados de su trabajo en la Asamblea General.

«Son muy simples: sentarse en la mesa de negociaciones y, en lugar de hacer reclamos a través de los medios y los megáfonos, poner todas esas preocupaciones en la mesa y comenzar a considerarlas de una manera profesional, que no pretende complacer a algún tipo de público», dijo durante una conferencia de prensa dedicada a los resultados de su trabajo en la Asamblea General.

Según el ministro, la esencia del concepto ruso es «utilizar la experiencia de otras regiones, en particular Europa, donde en algún momento se inició el proceso de seguridad y cooperación, que finalmente llevó a la firma del Acta Final de Helsinki y la adopción de muchas declaraciones de alto nivel, incluida la Carta de 1999 para la Seguridad Europea y la Plataforma para la Seguridad Cooperativa».

«Estos documentos introducen los principios del diálogo, el respeto mutuo por los intereses de los demás, la disposición a discutir inquietudes y, lo más importante, a evitar medidas que sean perjudiciales para los demás, de modo que nadie pueda fortalecer su propia seguridad al dañar la seguridad de los demás», dijo Lavrov. «De hecho, esta lógica es la base de nuestro concepto de seguridad del Golfo Pérsico, que presentamos hace mucho tiempo, cuando la escalada que estamos presenciando ahora podría haberse evitado».

El jefe diplomático de Rusia expresó su pesar por el hecho de que «en ese momento, no todos los estados litorales del Golfo Pérsico acordaron actuar de manera proactiva, diciendo que la idea es buena y debe ser examinada, pero esperemos a que madure».

«Parece que ahora está demasiado maduro», continuó. «Espero que este proceso finalmente comience en algún momento».

En su opinión, además de las naciones del Golfo, otras partes deberían participar en el proceso como partes que ayudan, como «los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, la Liga Árabe, la Organización de Cooperación Islámica y la Unión Europea, que también demuestra interés en esta región del mundo».

«Más tarde, si este proceso comienza a tomar forma, esos enfoques podrían ampliarse a otros países del Medio Oriente y África del Norte, donde la necesidad de un sistema de seguridad confiable e inclusivo se está volviendo cada vez más tangible».

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;