Los manifestantes en Hong Kong se han enfrentado una vez más con las fuerzas de seguridad, poco después de una noche de violencia en la región china semiautónoma.

La policía usó spray de pimienta para disolver a los manifestantes en el distrito comercial de Causeway Bay en Hong Kong el domingo.

Anteriormente, el sábado por la noche, los manifestantes bloquearon una carretera importante cerca de la sede local del Ejército Popular de Liberación de China.

Miles de manifestantes se habían reunido en el distrito del Almirantazgo para conmemorar el quinto aniversario de las protestas en la ciudad, que bloqueó las calles durante 79 días en 2014.

Más tarde en la noche, y siguiendo un patrón frecuente en las últimas semanas, los manifestantes se comportaron violentamente arrojando cócteles molotov y piedras a las fuerzas de seguridad y rompiendo ventanas de las oficinas gubernamentales.

La policía se vio obligada a disparar gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

Las protestas comenzaron en Hong Kong en junio contra una ley de extradición propuesta en ese momento, desde su retirada, que habría permitido la extradición de presuntos delincuentes a China continental para su juicio.

El gobierno de la región china semiautónoma ha abierto conversaciones con los manifestantes, pero advirtió que la violencia debe terminar.

Hong Kong ha sido gobernado bajo un modelo de «un país y dos sistemas» desde que la ciudad, una antigua colonia británica, fue devuelta a China en 1997.

China ha acusado a gobiernos extranjeros, incluidos Estados Unidos y Gran Bretaña en particular, de provocar disturbios en Hong Kong.

Se ha visto a algunos de los manifestantes portando banderas británicas durante manifestaciones.

Los acontecimientos se producen antes del 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China el 1 de octubre.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;