El gobierno de Hong Kong ha condenado los actos ilegales cometidos por los manifestantes durante la manifestación del domingo.

«El Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong condena severamente a los manifestantes radicales que ignoran por completo la ley y el orden y cuyos actos socavan gravemente el orden social. La policía continuará tomando medidas policiales con resolución para proteger la seguridad de los miembros del público y restablecer el orden público «, decía la declaración emitida el domingo.

El domingo, los manifestantes una vez más salieron a las calles bloqueando las carreteras en Causeway Bay, Wan Chai y Admiralty de Hong Kong. Según el comunicado, los manifestantes se alborotaron y destrozaron varias instalaciones públicas.

En los últimos meses, Hong Kong se ha enfrentado a una ola de manifestaciones contra las enmiendas propuestas a la ley de extradición de la ciudad. Las protestas a menudo se vuelven violentas después de que los manifestantes comienzan a enfrentarse con la policía.

A principios de septiembre, el controvertido proyecto de ley de extradición fue retirado formalmente, pero los manifestantes continuaron manifestando, exigiendo sufragio universal, el fin de los procedimientos legales contra otros manifestantes y una investigación sobre la presunta violencia policial. Los agentes de la ley niegan enérgicamente cualquier reclamo de uso desproporcionado de la fuerza.

Beijing considera la situación en Hong Kong como resultado de la interferencia extranjera en los asuntos internos de China y expresa su pleno apoyo a las acciones de las autoridades locales.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;