De Cambiemos a Juntos por el Cambio, el presidente argentino, Mauricio Macri, busca hoy la reelección desde una alianza en la que llama a respaldar su proyecto político y ratifica el rumbo de 2015.

Se trata de la misma alianza, -sin cambios-, que lo llevó al poder hace cuatro años atrás, con una fusión entre Propuesta Republicana (el PRO), partido fundado por Macri, y los radicales (Unión Cívica Radical), como brazos políticos más fuertes un espacio catalogado dentro de diversos espectros, como conservador y algunos de neoliberal.

La alianza presentó una declaración de principios en estas elecciones en la que subraya que el camino propuesto ‘tiene como objetivo sacar a Argentina del estancamiento democrático y de desarrollo en el que se encuentra desde hace décadas; profundizar, consolidar y corregir donde haya que corregir el rumbo iniciado’.

Tras reclutar a una ficha del peronismo, el senador Miguel Ángel Pichetto, quien acompaña al mandatario como aspirante a vice, Macri y los representantes de Juntos por el Cambio buscan mantenerse por otros cuatro años más en el Gobierno con una gestión tirando a una política de gradualismo que de pobreza cero, como prometió su líder, hoy atraviesa por un país en crisis.

Pugnas desde la Unión Cívica Radical, uno de los partidos de larga data que dio su espaldarazo al presidente-candidato, se han dejado ver en estos meses como sucedió en una Cumbre de esa fuerza en mayo pasado, donde varios integrantes ratificaron su apoyo a Macri y otros cuestionaron duramente su gestión.

Hoy, tras los resultados de las primarias, en las que el mayor triunfo de Juntos por el Cambio fue en la capital, donde su principal partido gobierna desde 2007, y en Córdoba, la plataforma que apuntala al presidente hace fuerte campaña para lograr revertir los resultados.

Uno de los golpetazos más duros fue, quizás, el de la provincia de Buenos Aires, la de mayor cantidad de votantes, donde uno de los alfiles de Macri, la gobernadora María Eugenia Vidal, quedó en segundo lugar con 17 puntos de diferencia frente al candidato por el Frente de Todos, el exministro de Economía Axel Kicillof.

Hoy Macri y los candidatos de su alianza buscan revertir el panorama con una gira por 30 ciudades que bautizó como la marcha del Sí se puede, en referencia a una de las frases que más repite en sus discursos.

Empero, el panorama no es fácil y al mandatario se le ha complicado las elecciones con una economía cada vez más en crisis y varias derrotas en las provincias, como en Neuquén, donde el candidato a intendente de Juntos por el Cambio perdió en las elecciones municipales de la capital provincial.

El fin de semana pasado celebraron su primera victoria en las elecciones por la Gobernación de Mendoza, que finalmente quedó en manos del radical Rodolfo Suárez.

‘Defensa de la democracia institucional; seguridad ciudadana y lucha contra el narcotráfico; estabilidad macroeconómica; competitividad, cultura emprendedora y exportadora; integración inteligente al mundo; una sociedad con equidad y movilidad social; estado eficaz y justo, al servicio de los ciudadanos’, son las cartas de esta coalición según ellos mismos la definen.

Juntos por el Cambio reconoce en su plataforma electoral que el contexto económico plantea un ‘camino fatigoso’, pero asegura que ‘no hay otro sencillo’.

Con una propuesta caracterizada por el color amarillo, Macri y sus candidatos a gobernadores, intendentes y otros cargos políticos, intentan hoy convencer antes del 27 de octubre al electorado con más promesas y el mandatario vuelve a ratificar sus políticas trazadas hace cuatro años.

Fuente

Etiquetas: ; ; ;